Checklists

6 ideas que no aprenderás en una clase de publicidad

6 ideas que no aprenderás en una clase de publicidadIndependientemente de cómo se haya conseguido el trabajo o cómo se haya entrado en la industria publicitaria, todos sus profesionales tienen algo en común y es que algún día fueron “los nuevos”, sin tener idea de dónde se estaban metiendo. Curt Hanke, cofundador de Shine, participó en la graduación de la Universidad de Oregón y decidió que era la ocasión perfecta para hablar de aquellos aspectos que no se enseñan en las escuelas de publicidad pero que muchos desearían haber sabido por entonces.

Ahora, Hanke ha recogido las seis ideas más llamativas de esa presentación en adage, ahora que una nueva generación de estudiantes está a punto de entrar en el mercado profesional.

1. Las apuestas son altas: en el día a día de la agencia se trabaja con clientes, dinero, expectativas y personas reales. Un cambio profundo con respecto a las prácticas que se hacen en clase. Ahora, cada proyecto importa, cada decisión tiene sus implicaciones y la confianza de los clientes en su agencia tiene un impacto real sobre la vida y la carrera de sus trabajadores. El éxito ahora está definido por mucho más que conseguir un título.

2. No se trata sólo del buen trabajo o los buenos resultados: hay muchas agencias que hacen muy buenos trabajos que son despedidas, mientras que otras que hacen trabajos más mediocres no lo son. En el negocio de la publicidad no todo consiste en el trabajo o en los resultados económicos, sino que las personas, las relaciones y las interacciones individuales que sirven para crear confianza tienen mucha importancia. En la universidad no se enseña cómo mostrar el nivel de urgencia adecuado para un cliente, cómo lidiar con el feedback o cómo dirigir las conversaciones referentes al presupuesto, el calendario o las expectativas, pero son aspectos que se ponen a prueba cada día y que definirán el éxito o el fracaso de los profesionales de esta industria.

3. Todo es, en última instancia, sobre las personas: independientemente de lo creativa que sea una agencia, sus trabajadores son los últimos responsables de ayudar a sus clientes a interactuar con personas reales. Es tentador utilizar los premios para mantener el nivel de una empresa, pero hay que recordar que el sueldo se paga por crear conexiones entre personas y marcas. Mientras se crean los anuncios, las aplicaciones o las páginas web, no hay que olvidar que se está en el negocio de las personas.

4. La ambigüedad está por todas partes: cada agencia tiene su propio universo, y cada cliente también. Pero, además, cada profesional tiene el suyo propio, en el que vive y también trabaja, y que está en un cambio constante y cada vez más rápido. Es una red de conexiones que cambia día a día y en la que, si se cambia o se mueve un único componente, la red entera se ve alterada. El trabajo de los profesionales de la publicidad es entender esta red, crear plataformas participativas que tengan relevancia y hacer que todos los implicados se sientan bien durante este proceso.

5. El mundo no es racional: está demostrado que, aunque los consumidores creen que sus decisiones de compra son racionales, la mayoría de sus preferencias vienen marcadas por sus emociones. Pero este comportamiento irracional no sólo se limita al mercado de consumo. Y es que somos seres emocionales con necesidades y deseos conscientes e inconscientes que surgen cada día. Tenemos días buenos y malos, dificultades para mantener un equilibro entre la vida personal y laboral y un montón de retos más relacionados con el estilo de vida moderno. Dentro de las agencias y con los clientes, la gente quiere sentirse segura, importante, respetada y gustar. Por lo que, al trabajar cualquier relación, cliente o tarea, hay que entender cómo funcionan las cosas y ser capaz de navegar también entre los problemas de la industria.

6. Es menos divertido de lo que piensas: es cierto que una carrera en publicidad puede ser uno de los estilos de vida más placenteros que se pueden elegir. Pero hay que sacar el viejo mito de que los profesionales se dedican a beber y dormitar todo el día mientras idean una campaña o viven de cocktail en coktail presentando sus trabajos. Lo cierto es que trabajan duro y se lo toman en serio, algo que hace que no se trate de un campo adecuado para todo el mundo. Pero si eres curioso, te gustan los cambios y resolver problemas, es posible que encuentres en esta industria un hueco en el que quedarte.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir