Checklists

Los 5 paradigmas de las compañías socialmente participativas

Los social media no sólo han cambiado el día a día de las personas, sino que también están teniendo influencia en la forma en que se dirigen los negocios. Las estructuras jerárquicas en las que los empleados eran una simple pieza del engranaje ya no sirven, y los negocios tienen que adaptarse a los nuevos modelos basados en la conexión, las colaboración y la innovación.

Según la compañía de servicios profesionales Towers Watson, las compañías con una alta participación de los empleados lograron un incremento del 19% en ingresos de explotación y un crecimiento del 28% en las ganancias por acción. En cambio, aquellas con niveles de participación bajos, han visto cómo sus ingresos de explotación caían más del 32% y las ganancias accionariales más del 11%.

Las compañías se están empezando a dar cuenta de que no sólo hay que poner a los empleados a trabajar para funcionar, sino que hay que crear una cultura empresarial que motive la innovación y la creatividad. Por ello, Mashable ha publicado 5 paradigmas que las empresas tienen que tener en cuenta si quieren lograr esta participación social.

1. Cultura
Intentar que unos empleados poco contentos traten a los clientes con respeto y alegría es una batalla perdida, ya que no se puede pedir a los trabajadores que den algo que no reciben. Hay que tener en cuenta que lo que hay dentro de la compañía se sentirá desde fuera de ella, por lo que hay que crear una cultura de felicidad que fluya por toda la comunicación de la compañía. Esto significa abandonar el antiguo paradigma de forzar a la gente a hacer lo que quieres por el nuevo de dar a la gente lo que quieres que ofrezcan.

Como afirma el inversor Chris Sacca, “los empleados aumentarán las expectativas que se ponen en ellos. Si les tratas como niños, actuarán como niños. Pero, si les muestras respeto y confianza responderán a tus expectativas”.

2. Mentalidad
Por muchas horas que se pase en una reunión, si la gente no tiene la mentalidad adecuada es difícil que se ocurra algo innovador, además de que la gente saldrá más frustrada y agotada que antes. La mentalidad con la que la gente se enfrenta a las reuniones es muy importante y tiene mucho que ver con lo que conseguirá con ellas. Por ello, hay que olvidar la idea de estar presente en esa reunión y afrontarlas con una mentalidad creativa y abierta.

Según el cofundador de Zynga Eric Schiermeyer, es necesario encontrarse en un lugar creativo y no estresante: “un aspecto es permitir tiempo suficiente para pensar en un lugar relajante. Esto requiere una serie de componentes complementarios como la cantidad de sueño adecuada, actividad social y una buena dieta entre otros”.

3. La sabiduría del grupo
Si las compañías más innovadoras son aquellas que hacen que sus empleados y sus usuarios participen y se involucren no es por casualidad. El antiguo paradigma que afirmaba que la sabiduría está en la cima de la pirámide empresarial no funciona, la que los líderes tienen la capacidad de dirigir, pero no de escuchar. Ahora es necesario escuchar y aprender de lo que se escucha, creando un espacio en el que puedan participar distintas voces.

4. Entorno
Es importante crear espacios en los que se pueda colaborar e innovar, tanto virtuales como físicos. El paradigma anterior se basaba en hacer encuentros y reuniones en sillas y mesas en una sala de conferencias, es decir, lo que es normal. Pero el nuevo paradigma trata de buscar lo que no es normal, sino innovador, y para ello hay que buscar el espacio adecuado para cada objetivo. A veces un paseo en grupo es mucho más útil que una reunión en una sala de conferencias.

5. Visión
La gente necesita un objetivo hacia el que dirigir sus ideas innovadoras. Según afirma Tony Hsieh, CEO de Zappos, “desde una perspectiva de negocio, si tienes una gran visión más allá de los beneficios o el dinero, y puedes conseguir que tus empleados estén contentos y crean en ella, y la combinas con una cultura de valores fundamentales de compromiso, creo que eso es lo que ayudará a que crezcan los negocios y las marcas a largo plazo”. Por tanto, hay que dejar atrás la idea de trabajar sólo para recibir la nómina a fin de mes y considerar el trabajo como algo más grande.

Todos los paradigmas antiguos se centraban en el individualismo y en ser brillante personalmente, pero ahora las ideas son mucho más sociales y se centran en crear culturas que potencien la innovación entre todos los que participan en la empresa. Las compañías que logren integrar estas ideas en su organización serán las que lideren las tecnologías y los servicios que forman parte de nuestra cultura.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir