Checklists

Los seis trucos que tiene Ikea para rascarle el bolsillo en cada visita

Es casi imposible salir de Ikea sin un carrito de la compra lleno. Este hecho no es casualidad, si no una consecuencia de una estrategia de marketing totalmente estudiada. El azar tampoco tiene nada que ver con las enormes cifras de crecimiento que muestra la cadena de venta de muebles sueca.

El imperio Ikea ha crecido, y parece que en los próximos años lo seguirá haciendo. En la actualidad dispone de 330 tiendas repartidas por todo el mundo, lo cual se traduce en 9,5 kilómetros cuadrados de superficie (casi cinco veces la superficie de Mónaco). Pero esto no es suficiente para Mikael Ohlsson, jefe de Ikea, que hizo la siguiente declaración en una entrevista concedida a la publicación alemana Spiegel: "En el pasado inaugurábamos entre cinco y doce tiendas por año, en el futuro está cifra ascenderá a 20,3 nuevas tiendas cada año".

Además de la venta de muebles, Ikea está ampliando su campo de actuación: la cadena está edificando un barrio de 10 hectáreas en Londres. Hasta 2020 se construirán 1.200 apartamentos, que reportarán más beneficios a la empresa mediante el alquiler y venta de estas viviendas.

El gigante sueco es un mito y todas las cifras que lo rodean son apabullantes: uno de cada diez europeos ha sido visto alguna vez en una cama de Ikea, se fabrican más de 50 millones de llaves allen al año para montar los muebles en casa y 80 millones de perritos calientes ayudan a recuperar fuerzas a los clientesde Ikea. 

Todo esto se traduce en unos beneficios enormes: 3.000 millones de Euros en 2011, lo que significa un 10,3% más que en 2010. Estos astronómicos beneficios tienen una razón, y no es sólo por sus productos y precios low cost, si no que es el resultado de un plan que nos hace salir de la tienda con al menos algún producto. A continuación le revelamos los seis trucos que, sin darse cuenta, le hacen llevarse productos que a veces ni siquiera necesita:

1. El truco del camino: ir directos a nuestro objetivo es prácticamente imposible en Ikea, los caminos serpenteantes le van guiando por la tienda obligándole a fijarse en productos, lo cual al final le hace caer en la tentación.

2. El truco de las ofertas: desde que llegamos a una superficie Ikea nos muestran "Breath Taking Items", es decir ofertas irresistibles que hacen al cliente comprar desde el primer momento, lo cual se traduce en un carro lleno a la llegada a la caja.

3. El truco de las bolsas: a lo largo del serpenteante camino hacia la caja, el cliente se encuentra con multitud de bolsas para guardar los productos que ha ido adquiriendo. Esto lleva a que el cliente tenga siempre las manos libres para poder comprar más, además de guardarse cómodamente más productos de los que pensaba comprar.

4. El truco del restaurante: Los restaurantes Ikea no son sólo una gran fuente de ingresos en sí mismos, si no que también ayudan a vender más muebles. En el restaurante se descansa y por tanto se sigue comprando después con energías renovadas. También se debate la compra de productos ya visionados. Para terminar la visita con una sonrisa se ofrece un perrito caliente por un euro, lo cual hace que el cliente vuelva a casa sonriente y con una buena impresión de Ikea.

5. El truco de la decoración: no es casualidad que Ikea ofrezca habitaciones completamente decoradas de forma muy natural y "real", esto hace que los clientes se sientan identificados y encuentren soluciones a sus problemas en el ámbito del interiorismo, además de incentivar la compra de productos que "encajan" con los ya adquiridos.

6. El truco del nombre: poner nombre a los muebles dota a estos de cierta simpatía, lo cual ayuda a la venta.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir