Anunciantes

¿El palacio de Jabba el Hutt o la basílica de Santa Sofía? La comunidad turca, indignada por un juguete de Lego

Un aparentemente inofensivo juego de construcción de Lego sobre Star Wars está levantando ampollas entre la comunidad turca en Austria. ¿El motivo de la indignación? La marca danesa comercializa bajo el nombre de “Jabba’s Palace” (El Palacio de Jabba) un juego de construcción que representa a priori el hogar del personaje de Star Wars Jabba el Hut, pero que se parece sospechosamente a la basílica de Santa Sofía, uno de los edificios más emblemáticos de Estambul.

El juguete es una ominosa “mezcla de edificio sagrado y búnker”, explica en su página web la comunidad turca en Austria, que está planteándose presentar una demanda contra Lego por ofender al pueblo turco.

Jabba el Hutt es un personaje de la saga cinematográfica de ciencia ficción Star Wars, un jefe criminal con un aspecto físico a medio camino entre una oruga y un reptil que desde su palacio dirige a todo un séquito de cazarrecompensas, contrabandistas, asesinos y guardaspaldas.

Lego cuenta desde hace unos años con una licencia que le permite fabricar juguetes inspirados en las escenas de Star Wars, unos juguetes, que, según la marca danesa, son un todo un éxito de ventas, entre ellos, cómo no, el controvertido palacio de Jabba el Hutt.

El portavoz de la comunidad turca en Austria, Birol Kilic, cree que el palacio de Jabba el Hutt reproducido por Lego en su juego de construcción es en realidad “un calco de la basílica de Santa Sofía en Estambul o de la mezquita Jami al-Kabir en Beirut y un minarete”. Que edificios sagrados como estos aparezcan vinculados a personajes como Jabba el Hutt y sus armas, puede provocar en los niños la falsa impresión que la religión, en particular la religión islámica, está asociada a la violencia. En este sentido, Kilic califica el juego de construcción de Lego de un auténtico “artefacto explosivo pedagógico”.

Especialmente molesta se siente la comunidad turca con la fotografía que aparece en el packaging del juguete de la discordia. En ella puede verse una torre en la que aparece un monstruo verde con hacha y una ametralladora. La comunidad turca dice temer que los niños confundan la torre con un minarete y al monstruo con un muecín.

Por su parte, Katharina Sasse, portavoz de Lego, afirma que el palacio de Jabba el Hutt fabricado por la firma danesa no se parece en absoluto a la basílica de Santa Sofía. Y que si se pareciera, el parecido no sería desde luego algo premeditado. “Naturalmente no queremos herir los sentimientos religiosos de nadie”, dice en declaraciones a Spiegel. “Simplemente nos hemos esforzado en que el palacio de Jabba el Hutt de la películas de George Lucas fuera reproducido de la manera más realista posible”, añade.

Kilic contradice a Sasse y subraya que el hecho de que el palacio de Jabba el Hutt esté inspirado en una película no es una excusa para comercializarlo como un juguete. La asociación que hay en este juguete entre religión y violencia es especialmente problemática cuando hay niños de por medio, apunta la comunidad turca, que exige a Lego que se disculpe públicamente con el pueblo turno y que paralice la fabricación y comercialización del juguete.

Te recomendamos
En otras webs

Enamorando

014

Ojo

Hotwire

Compartir