Anunciantes

¿Es el lanzamiento del iPhone de bajo coste la prueba de una crisis de identidad de Apple?

El lanzamiento de los dos nuevos modelos ha generado todo tipo de comentarios y opiniones. El hecho de que los productos sean de características tan variadas, calidad frente a económico, ha hecho pensar a algunos expertos que esto deja entrever una crisis de liderazgo y de identidad en Apple.

Los inversores, que ya castigaron a la empresa de Tim Cook el día de la presentación de estos modelos asegurando que el factor sorpresa no está tan presente, volvieron a decepcionarse y las acciones bajaban este viernes.

Por otro, la tienda situada en la Quinta Avenida de Nueva York marcaba un récord histórico. Casi 1.500 personas a las 8 de la mañana, un 80% más que con el lanzamiento anterior, y los primeros de ellos acampados desde hacía dos semanas. Casi todos eran turistas y mayoritariamente orientales, a pesar de que el lanzamiento fue simultáneo en China, y Japón se convertía en el primer país, por cuestiones de franja horaria, en el que se podía adquirir la novedad. Un trato de favor después de que en los últimos resultados trimestrales Apple acusara un desplome del 43% en los ingresos en el mercado chino.

Ahora bien, en esta ocasión, según las críticas, Apple ha apostado por las novedades externas y no tanto por las internas. La principal crítica es que en el iPhone 5S el hardware es prácticamente el mismo que el de su predecesor, con ligeras mejoras en la cámara y un procesador (el A7) el doble de rápido, pero que tiene como principal novedad un detalle menor: un sensor de huella dactilar que sustituye al tradicional botón de inicio y que permite que el usuario desbloquee el teléfono sin necesidad de utilizar una contraseña.

Una de las "traiciones" al espíritu original recae en la venta de un iPhone de bajo coste para competir con Samsung, cambiando el sofisticado aluminio de la carcasa del teléfono por el plástico de varios colores. El minimalismo que caracterizaba a estos productos en la era de Steve Jobs parece haber desaparecido, lo que provoca que se empiece a cuestionar y a hablar de una crisis de identidad.

La segunda "traición" al espíritu original es el debate en torno hasta qué punto es incoherente que una empresa que vende el sentimiento de "élite tecnológica" a sus clientes saque una línea que, si bien Tim Cook ha insistido en no llamar de "bajo coste", nace de la necesidad de equiparar precio con sus competidores, especialmente Samsung. El iPhone 5C se puede adquirir por 99 dólares en su versión 16GB con dos años de contrato.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir