Anunciantes

¿Han terminado los días de oro de Apple?

Un estudio de calidad independiente que se realiza anualmente en Alemania ha comparado catorce tablets, y la gran sorpresa ha sido que la ganadora ha sido la Samsung Galaxy Note 10.1, dejando al iPad 3 en segundo lugar. A parte de este dato, está claro que el sistema Android no tiene tanto que envidiarle a Apple como pensamos.

La calidad de imagen, funciones, etc. es prácticamente igual en las dos Tablets, pero hay dos temas en los que se diferencian notablemente: el sistema operativo y el precio. El precio del iPad es un 30% mayor que el del Samsung Galaxy. A pesar de esta notable diferencia de precio el gigante americano Apple no se puede quejar por sus ventas: sólo en Alemania ha vendido 2,5 millones de IPads en 2012, mientras que Samsung sólo ha llegado al medio millón.

Muchos han intentado explicar el porqué del "fenómeno Apple", llegando a conclusiones tan curiosas como la comparación del culto a Apple, con el de culto a una secta. Los templos son las tiendas de cristal inmaculado, el ritual es la espera ante estos templos durante días para asistir a la llegada de un nuevo artículo y su Dios; Steve Jobs. Y este culto lleva a los "creyentes" a permanecer fieles a la marca a pesar de los elevados precios.

Afirmar que la aceptación de los elevados precios de Apple es sólo una consecuencia del gran culto a la marca, sería simplificar todo el tema. El especialista en marcas Stefan Vogler explica el triunfo de Apple por un eficaz Marketing Mix, donde Apple ha marcado una nueva era de las "cuatro P":

Product: productos como el iPhone revolucionaron el mercado.

Place: la política de distribución es una segunda marca, sus tiendas son una insignia.

Promotion: su estrategia de promoción armoniza a la perfección con sus productos y tiendas, además de ser uno de sus principales gastos. Apple gastó en Alemania 50 millones de Euros en publicidad en 2012, Samsung 30 millones.

Price: Gracias a la armonía de las tres primeras, el precio se permite ser más elevado de lo habitual, ya que sus clientes lo justifican con su impecable imagen y prestigio.

Además Apple juega con la obsolescencia programada reinventando sus productos antes de que la competencia los de por obsoletos, una técnica usada en los años 30 y que hoy en día aún funciona a la perfección. Tanto que Apple es la segunda marca más valiosa del mundo detrás de Coca-Cola. Pero todo lo que sube baja, advierten los expertos.

La publicación alemana Spiegel advirtió que se comenzaban a ver los primeros síntomas de de la futura caída de la gran marca: sus elevados precios y las condiciones inhumanas de sus trabajadores han comenzado a extenderse entre la población como valores negativos de la venerada marca. Mantener su liderato a pesar de su gran diferencia de precios con una competencia cada vez más aceptada parece que va a llegar a un fin. Por ahora Apple sigue siendo una marca de culto, el futuro dirá si lo sigue siendo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir