líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Necesitan los anunciantes de cerveza crear también una experiencia de marca?

«Todos los propietarios de marca quieren que su producto se sirva en el vaso con su logo para que la gente pueda echar un vistazo y ver lo que los demás están bebiendo. Eso ayuda a la marca», aseguraba Bill Gould, presidente de WETT Sales & Distribution en un artículo de Renée Alexander en brandchannel.com.

Y es que este tipo de prácticas, desde luego, ayudan a la marca o, por lo menos, aseguran visibilidad a la marca. Gracias a estos vasos puedes saber qué están bebiendo los demás y, si eres nuevo en un bar, es posible que la popularidad de una cerveza en particular tenga influencia sobre tu decisión. Y es que a veces es más seguro beber lo que todos los demás beben.

Aunque más allá de los vasos con los logotipos de las marcas, algunas compañías han decidido ir más allá a la hora de centrar la atención en las características de una marca. En los vasos de Coors Light aparecen unas montañas pintadas que se vuelven azules cuando la cerveza alcanza la temperatura adecuada. Una estrategia que trata de centrar la atención sobre la importancia que da la compañía a que su cerveza sea la más fría. Por otro lado, Stella Artois enseña a los camareros los nueve pasos para servir su cerveza de la forma perfecta.

Es evidente que si una marca defiende algo, tendrá que trabajar muy duro para asegurar esa experiencia que la diferencie en cualquier momento y lugar en que el consumidor entre en contacto con la marca. Las estrategias de Coors y Stella Artois, por ejemplo, ayudan a crear un significado y una credibilidad en torno a la marca, y las diferencian de la competencia. De esta forma, amplificando la diferencia de la marca, las dos cervezas son capaces de impulsar el apoyo de los consumidores por su marca.

Aunque, no olvidemos, que la cerveza se bebe en todo tipo de bares y en todo tipo de contextos. A veces, una diferenciación tan clara como la de Coors o Stella Artois podría quedar fuera de lugar, con logos que cambian de color o camareros que pierden demasiado tiempo en servir una cerveza.

El patrocinio deportivo "no es publicidad para viejos"AnteriorSigueinteEl e-commerce podría levantar las barreras anunciante-consumidor

Noticias recomendadas