Anunciantes

¿Por qué en China el café de Starbucks y Nestlé sabe, en realidad, a chocolate con leche?

Starbucks y Nestlé quieren conquistar el mercado chino, pero tienen un problema. A los asiáticos no les gusta el café. ¿Su solución para salvar este obstáculo en el producto? Cambiar la receta de sus productos. Y es que en China el parecido del café con el que estamos acostumbrados a beber en los países occidentales es pura coincidencia.

Hubo un tiempo en el que el café era sinónimo de capitalismo en China. Sin embargo, ahora que el gigante asiático parece ser cada vez más afín al capitalismo, el café se intentando abrir paso en China y, aunque con dificultades, lo está consiguiendo.

Según datos de la empresa de investigación de mercados Mintel, el mercado del café empaquetado acumula un crecimiento interanual del 18% desde el año 2007 en China. Y podría seguir pegando el estirón hasta el 75% en el año 2017, llegando a los 2.000 millones de euros.

En vista de la creciente popularidad del café en China, un país donde esta bebida era “aborrecida” hace sólo unos años, las grandes marcas cafeteras están dispuestas a colonizar el país asiático. Es el caso de Starbucks, omnipresente actualmente en casi todas las grandes ciudades chinas. En 2014, China podría convertirse en el segundo mercado más importante de la cadena estadounidense.

También Nestlé se ha lanzado con éxito a la conquista del mercado chino. La compañía suiza vende ya dos de cada tres tazas de café soluble en China. Desde 2008, su facturación en el país asiático acumula un crecimiento interanual del 16%. Y en el futuro, crecerá aún más. Hoy por hoy, los chinos beben de media sólo cuatro tazas de café al año. El objetivo es lograr que beban hasta 400 tazas anuales de café, como hacen en la actualidad los japoneses, explica Roland Decorvet, responsable de Nestlé en China, en declaraciones a Financial Times Deutschland.

Pero ¿cómo están consiguiendo Starbucks y Nestlé que los chinos compren un producto cuyo sabor en realidad no les gusta? Cambiándole el sabor. “El sabor del café resulta extraño a los consumidores chinos”, señala Rebecca Lain, directora de Investigación y Desarrollo de Nestlé en China. “No les gustan el sabor amargo del café porque les recuerda a la medicina tradicional china”, añade. Por este motivo, la clave para meterse en el bolsillo al consumidor chino no es ofrecerle café puro sino una bebida mixta de sabor suave.

En Starbucks, por ejemplo, las bebidas favoritas de los chinos son los batidos con leche, los tés y los zumos. Los consumidores chinos no van en realidad a Starbucks por el café, aseguran los expertos.

Nestlé, por su parte, ha cambiado recientemente la receta de sus cafés en China y el resultado es una bebida cuyo sabor recuerda inevitablemente al chocolate con leche. “Cuando los consumidores chinos beben Nescafé, beben en realidad un brebaje dulce a base de agua, leche en polvo y agua”, apunta Torsten Stocker, consultor de Monitor Group.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir