Anunciantes

¿POR QUÉ ESPAÑA NO ES UNA "LOVEMARK"?

Los expertos coinciden en que España no sabe venderse, pero siempre hay lugar para la esperanza con iniciativas como la del ministro de Industria, Miguel Ángel Sebástián, y el plan Made in Spain para potenciar las marcas españolas que cuenta con una inversión de 20 millones según elmundo.es.

A pesar de los esfuerzos, según el consejero delegado de Saatchi&Saatchi, Kevin Roberts –entrevistado por Expansión– “España necesita una lección de intimidad pese a tener todos los elementos para convertirse en una lovemark“, término de su propia cosecha que vendría a englobar tres conceptos: misterio, sensualidad e intimidad. Atributos que poseen sobradamente la mezcla cultural histórica, los vinos, el folclore, o la gastronomía españolas, pero que parece ser que no acaban de exportarse del todo bien más allá de nuestras fronteras.

Sin embargo, “hoy en día existen tres países que pueden considerarse en sí lovemarks: Francia, Italia e Irlanda”, asegura el consejero delegado, los cuales han llegado a remplazar incluso a Inglaterra o EEUU.

En cuanto a empresas, sí hay varias marcas españolas como el Real Madrid, Zara, Camper y Agatha Ruiz de la Prada que, en palabras de Roberts, “son lovemarks porque cumplen con el objetivo de crear lealtad más allá de lo que dice la razón. Es decir, no se trata de que sean irremplazables sino irresistibles”.

Además, en opinión de Roberts “las marcas se han banalizado y ya no es suficiente con ofrecer atributos básicos, ahora es necesario que sean atractivas”. Por ello, conviene olvidarse del público de masas e individualizar las campañas adaptando el mensaje a cada medio. “Y aunque la idea de una campaña, un medio, un mensaje está algo trasnochada y sea preferible ver el fútbol en la TV y no el móvil, sí es cierto que me encanta ver los goles por teléfono si estoy fuera de casa”, sentencia Roberts.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir