Anunciantes

¿Se ha quedado sin gasolina la máquina de los jugosos rumores sobre Apple?

La frenética fábrica de los rumores tecnológicos parece haberse queda apopléjica desde que Apple decidiera bajar de las nubes para convertirse en una más de las muchas marcas mortales que pueblan el planeta Tierra. Con el lanzamiento del último iPhone, esta fábrica de rumores alcanzó su clímax y desde entonces ya no es la misma.

Los antaño jugosos rumores que rodeaban siempre a la empresa de la manzana tienen ahora mucho más de realismo que de magia. Durante las últimas semanas hemos oído, por ejemplo, que Apple lanzaría un “phaflet” de 4,8 pulgadas y iPhones de bajo coste de diferentes colores. También que la legendaria compañía de Cupertino integraría la pantalla retina en el próximo iPad Mini y que el exitoso iPad, el original, adelgazaría. Pero, ¿pero qué tiene de especial estos rumores? ¿Dónde están las increíbles sorpresas que estos siempre nos prometían?

La señal más reveladora de que la propia Apple es consciente de que está perdiendo su antiguo lustre es que esté acortando los ciclos de vida de sus icónicos productos. Es muy probable que las sorpresas que la empresa de la manzana nos regalará durante los próximos meses se reduzcan a un puñado de actualizaciones cada vez más cercanas entre sí.

El juego fue bonito mientras duró. Como los británicos con su familia real, la “supermarca” Apple era para todos nosotros una fuente inagotable de entretenimiento a la que debíamos además todo nuestro respeto y atención por sus arrebatadoras innovaciones.

Sin embargo, Apple no es la única culpable de que su era gloriosa parezca estar tocando a su fin para aterrizar por fin en la realidad. El nuevo iPad Mini es un “juguete” con el que es una auténtica delicia jugar. Y el iPhone 5, pese a las numerosas críticas, sigue siendo uno de los smartphones más refinados del mercado. La compañía de Cupertino seguirá siendo líder en diseño. Y es muy probable que su Apple TV, si algún día ve la luz en el mercado, redefina por completo el mercado televisivo.

La era post Jobs está teniendo unos cuantos pasos en falso (como en su día los tuvo también la era Jobs), pero tales errores están más relacionados con la creciente madurez del mercado tecnológico que con una presunta pérdida de rumbo por parte de Apple. En el punto en que nos encontramos actualmente, los gadgets son cada vez más iterativos. Para convertirse realmente en un medio, es necesario que la tecnología gane en previsibilidad por parte de los fabricantes de software. La supuesta flaqueza de Apple no quiere decir en realidad que Samsung vaya a ser su sustituta, explica Steve Smith en Media Post.

Que Apple esté pasando a un segundo plano en la innovación tecnológica es, por otra parte, especialmente saludable para el mercado de la telefonía móvil, un mercado que para echar raíces en el consumidor necesita apartarse del hardware para poner el acento en el contenido, las experiencias y las interacciones. Y es que en la nueva era móvil, los protagonistas son los usuarios y no tanto los “arquitectos”.

Te recomendamos
En otras webs

Fluge

014

Ojo

Hotwire

dKambio

Compartir