Anunciantes

15 marcas que se quedaron como Bill Murray y Scarlett Johansson en "Lost in Translation"

lost-in-translationCuando una marca decide hacer las maletas para probar fortuna en otros mercados, debe prestar muchísima atención a los pequeños detalles, en particular a los de tipo lingüístico.

Un nombre que suena a priori inofensivo (y hasta atractivo) en un país, puede tener connotaciones muy negativas en otro.

A la hora de echar raíces en otros mercados, las marcas deben tomarse la molestia de comprender mínimamente la cultura, y la lengua, de los países que se disponen a conquistar,

No lo parece, pero los malentendidos lingüísticos pueden aniquilar campañas que parecen en principio más prometedoras.

Es lo que le pasó en su día a Mercedes-Benz, cuya primera traducción al chino fue “Bensi” (algo así como “Precipítate a la muerte”). Consciente de lo fatídico que resultaba su nombre en chino, Mercedes-Benz apostó después por una nomenclatura mucho más atinada: “Ben Chi” (“A toda velocidad”).

Otra marca que metió la pata, y hasta al fondo, en su desembarco en un país extranjero fue McDonald’s. Cuando el célebre Big Mac recaló en Francia, la cadena estadounidense de comida rápida apostó por una traducción literal al francés de su famoso producto: Gros Mec. ¿El problema? Que “mec” significa proxeneta en francés, el exquisito Big Mac provocó inevitablemente muecas de disgusto en el país vecino y McDonald’s tuvo que modificar su “chapucera” traducción.

También se vio obligado a dar una vuelta de tuerca al nombre de uno de sus productos Mitsubishi. Debido a la nada afortunada acepción de “pajero” en español, el fabricante automovilístico nipón decidió comercializar su famoso todoterreno Mitsubishi Pajero en España y otros países hispanoparlantes con un nombre más inocente (y libre de malinterpretaciones): Mitsubishi Montero.

El español, y sus múltiples acepciones, causaron también más de un dolor de cabeza en su día a American Airlines, que tradujo el eslogan “Fly in Leather” como “Viaja en cuero” en lengua castellana. Y muchos hispanohablantes creyeron (lógicamente) que la famosa aerolínea les estaba invitando a volar en pelota picada en sus aviones.

A continuación, y de la mano de la siguiente infografía de Print Peppermint, repasamos los casos de 15 marcas que se quedaron en su día “lost in translation” (como Bill Murray y Scarlett Johansson en la película del mismo nombre):

15_brands_lost_in_translation_redesign_v2-white-bg

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir