Anunciantes

Los refrescos y las montañas de azúcar que hay en sus entrañas

27,5 terrones de azúcar, la edulcorada realidad que esconden algunas latas de refrescos

Según un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por Foodwatch, el 58% de los refrescos están sobreazucarados y contienen, por lo tanto, más de 5 gramos de azúcar por 100 mililitros.

refrescosNo es ningún secreto que las bebidas refrescantes albergan en sus entrañas ingentes cantidades de azúcar. Pero, ¿hasta qué punto están azucarados los refrescos? Para responder adecuadamente a esta pregunta la organización alemana de protección del consumidor Foodwatch ha fijado la mirada en 600 refrescos y las conclusiones de su investigación son inevitablemente alarmantes.

En una lata de 500 mililitros de Monster Energy Assault se guarecen, por ejemplo, 27,5 terrones de azúcar. Esta alta reconcentración de azúcar (la más elevada hallada en los 600 productos evaluados por Foodwatch) se traduce en 70 kilocalorías por cada 100 mililitros de bebida.

De acuerdo con Foodwatch, el 58% de los 600 refrescos que se ha tomado la molestia de analizar están sobreazucarados y contienen, por lo tanto, más de 5 gramos de azúcar por 100 mililitros (o en su defecto más de 4 terrones de azúcar por 250 mililitros).

Foodwatch, que ya llevó a cabo un estudio similar en 2016, no ha apreciado además grandes diferencias en el contenido en azúcar de las bebidas refrescantes, que siguen siendo tan azucaradas como hace dos años.

En 2016 los refrescos contenían de media un 7,5% de azúcar. Veinticuatro meses después está cantidad es apenas un 0,2% inferior.

Sólo 13 de los 600 productos examinados por Foodwatch están totalmente desprovistos de azúcar. En 2016 eran sólo 6 los productos de estas características. Los refrescos 100% libres de azúcar constituyen tan sólo el 2% del mercado, según recoge el diario Die Welt.

En vista de la renuencia de los fabricantes de bebidas refrescantes a la hora de rebajar su alto contenido en azúcar, Foodwatch cree es hora de que las autoridades tomen cartas en el asunto con la introducción de un impuesto sobre los productos azucarados.

La industria de las bebidas refrescantes se opone lógicamente a la propuesta de Foodwatch de introducir un impuesto sobre el azúcar y critica abiertamente la metodología utilizada por la organización en su estudio, donde no se han examinado todas las bebidas refrescantes y no se ha tenido en cuenta tan poco la cuota de mercado de los productos a nivel individual.

Pese a que el azúcar y los refrescos siguen formando un matrimonio excelentemente avenido, el consumidor no bebe los vientos por este tándem como antes. De acuerdo con las cifras manejadas por la Asociación Alemana de Bebidas No Alcohólicas (WAFG), el consumo de bebidas refrescantes, que en 2012 era de 125,4  litros por persona, se desplomó hasta los 115,8 litros por persona en 2017.

Sabedores de los cambios en los gustos del consumidor, los fabricantes de bebidas, que antaño estaban volcados en la producción de refrescos, dan cada vez más relevancia en su portfolio al agua mineral y a los zumos. A ojos de Foodwatch, sus esfuerzos para cortar el paso al azúcar en sus productos dejan, no obstante, bastante que desear.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir