líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

28 ejemplos que demuestran lo difícil que es poner nombre a las marcas del sector de la restauración

Redacción

Escrito por Redacción

Poner nombre a una marca no es ni mucho menos una tarea fácil. Un mal nombre puede dar al traste con una marca por muy buenos que sean sus productos y servicios. Los dobles sentidos y los malos entendidos están terminantemente prohibidos a la hora de poner nombres a las marcas.

Sin embargo, las marcas se muestran particularmente torpes en el «arte» de bautizarse a sí mismas, en particular si pertenecen al sector de la restauración. Skocklogos.com recoge a continuación varios ejemplos de restaurantes que fracasaron estrepitosamente a la hora de encontrar nombre para sus marcas. Disfrute de sus divertidos errores, pero aproveche también para aprender algo de ellos:

 

HTC One, el nuevo "prodigio" móvil que pretende buscar las cosquillas a Apple y SamsungAnteriorSigueinteBrian Halligan, co-fundador de Hubspot, en el primer evento de Inbound marketing en Madrid

Contenido patrocinado