Anunciantes

El camino hacia la recuperación

3 lecciones que nos dejan las marcas de China y su enfoque del COVID-19

Repasamos las estrategias de marketing y comunicación que han seguido las marcas de China para hacer frente a la crisis del coronavirus.

marcas de China

A la hora de afrontar la recuperación tras la crisis provocada por el coronavirus, se torna fundamental que las compañías pongan la vista en aquellas marcas que, hace algunos meses, pasaron por la misma situación y lograron hacerle frente. En este complicado camino, China se sitúa en cabeza, y las empresas que han conseguido resistir a este golpe económico dejan a los profesionales valiosas lecciones de marketing que deberán tener en cuenta los países que, como España, comienzan a vislumbrar la vuelta a la normalidad.

El universo digital y la tecnología se han vuelto indispensables para las marcas de China, convirtiéndose en la vía principal para mantener la conexión con los clientes y cubrir las necesidades de los consumidores durante la pandemia. A continuación, de la mano de Adweek, recogemos 3 lecciones de algunas de las mejores marcas de China que todo marketero debería anotar para hacer frente a los próximos meses.

1. Mantenga a los clientes fuera de su vista, pero no fuera de su alcance

El brote de coronavirus y su rápida propagación obligaron a la mayor parte de la población a quedarse en casa, a los negocios a cerrar sus locales y a los equipos a teletrabajar. Sin embargo, para las marcas de China, el hecho de que los consumidores se encontraran confinados no significaba que estuvieran lejos. Su propósito se centró en mantenerse cerca de ellos, ser accesibles y estar conectados gracias a una comunicación basada en las aplicaciones.

Yum China es una de las compañías que ha seguido esta estrategia, apostando desde 2015 por el universo digital para ofrecer a sus clientes diferentes servicios como pedidos anticipados o regalos. A través de su plataforma y su base de datos centralizada, ha podido lanzar nuevos productos y servicios con agilidad, como menús personalizados, kits para cocinar en casa o soluciones de entrega sin contacto. La marca cuenta ya con 230 millones de usuarios.

2. Haga de las compras un evento social que ofrezca valor

Otra de las grandes bazas marketeras que han crecido en China es la del social commerce. Pinduoduo (propiedad de Tencent, matriz de WeChat) es una de las principales empresas de comercio social en el país y, como respuesta al COVID-19, se está asociando con agricultores en zonas rurales para vender productos. En la provincia de Yunnan, la marca está colaborando ya en un centenar de proyectos y ayudará a 5.000 personas a especializarse en e-commerce y construir marcas de productos agrícolas.

"A medida que la recesión y el desempleo obligan a las personas a reevaluar sus gastos, podríamos ver crecer el comercio social", señala Greg Paull, director y cofundador de R3, en el artículo de Adweek.

3. Haga de la logística un punto clave de la experiencia del cliente

Con la mayor parte de las personas aisladas en sus casas, la demanda de servicios de entrega se ha disparado en las últimas semanas. La plataforma de comercio electrónico Meituan-Dianping aseguró que casi el 30% de los restaurantes encuestados comenzaron con los servicios de entrega como respuesta a la pandemia y casi la mitad de los restaurantes afirma que más del 70% de sus ingresos provienen del delivery.

Gracias a su asociación con empresas de logística que han permitido realizar sus servicios de entrega, muchas compañías han logrado mitigar las consecuencias económicas del coronavirus. Según recoge el medio, del 26 de enero al 10 de marzo, más de 200.000 negocios abrieron sus cuentas en el servicio de entrega de alimentos de Alibaba, Ele.me.

Te recomendamos

FOA Madrid 2020

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir