Anunciantes

6 consejos que las marcas deben hacer suyos para fumarse la pipa de la paz con las mujeres

feminismo mujerLlevamos unos meses viendo campañas, sobre todo desde el año 2014, en el que la mujer es la verdadera protagonista. Pero no hablamos de campañas en las que ellas ejercen de amas de casa, madres ocupadas y preocupadas, sino que hablamos sobre campañas en las que las mujeres reivindican lo que son, la igualdad de sexos y el respeto por parte de la sociedad, una sociedad que muchas veces y tanto en las empresas como en la calle, las somete a un juicio diferente que a los hombres.

Ellas trabajan igual que un hombre, ocupan los mismos puestos, pero muchas veces no cobran lo mismo, aunque, evidentemente, esto está cambiando. Porque el feminismo, que no lucha por la superioridad del sexo femenino sino por la igualdad en todos los aspectos entre hombres y mujeres.

El día internacional de la mujer se celebra el día 8, y ese día veremos multitud de campañas en las que la mujer será la protagonista, pero por qué hacerlo sólo ese día. Son muchas las marcas que, como ya hemos dicho, reivindican la figura femenina, pero a veces estas campañas suenan a oportunistas.

1.- No todo es color de rosa

Los colores rosados, tan asociados al feminismo, pueden sugerir adhesión a una cierta forma de feminismo usado en numerosas campañas puntuales, en las que la política no queda a un lado. Pero el cambio en la vestimenta no tiene por qué llevar asociado un cambio en el pensamiento. Si una empresa tiene una mujer como alta directiva pero el resto de compañeros son todo hombres, por mucho que sea un paso adelante, no quiere decir que haya que dejar este cambio de pensamiento.

2.- Predicar con el ejemplo

Como ya hemos dicho, quedar bien de cara a la galería no conlleva un cambio real de lo que perciben de nuestra marca, y mucho menos dentro de nuestra cultura organizacional. Las empresas, es cierto, cada vez están más preocupadas por la igualdad que antes, pero hay que seguir luchando por cambiar. ¿Su empresa tiene los mismos hombres que mujeres? Bien hecho. ¿Cobran lo mismo las mujeres y los hombres en el mismo puesto de trabajo? Sería lo suyo, pero en muchos casos esto no se ajusta a la realidad. Las nuevas generaciones de mujeres tienen también sus preocupaciones laborales, y las que más les preocupan son la diferencia de sueldo, que no haya equidad en el trabajo entre sexos y que se vean perjudicadas porque en su empresa no hay posibilidad de jornada reducida para las madres.

3.- Son mujeres, pero no son iguales

Muchas marcas ven a las mujeres como un grupo cerrado, con características similares y a las que lanzan mensajes generales. Pero esto no es así. Los profesionales del marketing saben que hay grupos de consumidores, tantos como queramos imaginar, y los mensajes a las mujeres también tienen que ser exclusivos. Se está demostrando que los mensajes aspiracionales para las mujeres cada vez están siendo menos efectivos, pero muchas marcas siguen creyendo que esto no es así.

4.- ¿Es su marca auténtica?

Ser honesto y veraz es básico en cualquier relación con el consumidor. Las marcas deben luchar por ser auténticas, vender a quien queramos vender, conocer al público al que queramos lanzar nuestros mensajes.

5.- También hay que cambiar lo que piensan las mujeres

Hay mujeres que tienen tan interiorizada la superioridad masculina en casi todos los ámbitos de la vida que no hacen nada por cambiar esto. La sociedad y la cultura de las empresas en muchos casos hace que esta forma de pensar perdure, pero también son muchos los que están cambiando desde las empresas y, desde luego, la publicidad.

6.- Aprender a escuchar

La industria del marketing sigue luchando por conseguir una cultura corporativa más feminista, algo que año tras año se está consiguiendo, aunque hay que celebrar los triunfos sociales sobre los individuales. Las empresas deben estar al tanto de lo que se exige desde dentro y desde fuera de su empresa y escuchar a aquellas profesionales que se encuentran en lo más alto de la dirección de las empresas, pero también a aquellas que, a pesar de estar en un puesto de menor categoría, tienen unas exigencias y unas necesidades que cubrir y que son las mismas empresas las que tienen que atenderlas y comunicarlas. Ser una empresa con paridad es ser una empresa bien valorada.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir