Anunciantes

9 de septiembre de 2014, ¿una gran cita con la historia? La pelota está en el tejado de Apple

apple2El 24 de enero de 1984 un jovencísimo Steve Jobs levantaba el telón del primer Macintosh en el Flint Center de Cupertino (California). Equipado con interfaz gráfica y ratón, este ordenador transformó por completo el universo de la informática. Todos los ordenadores “paridos” a posteriori se miraron en el espejo aquel primero y legendario Macintosh.

Hoy, más de 30 años después, Apple regresa al mismo escenario que vio nacer hace tres décadas el primer Mac. Fiel durante años al Moscone Center de San Francisco, la empresa de la manzana ha decidido regresar al mítico Flint Center de Cupertino, el inolvidable “paritorio” del primer Macintosh.

El Flint Center de Cupertino tiene casi el doble de capacidad que el Moscone Center de San Francisco. Y no es para menos. Para la gran fiesta que tiene preparada esta tarde, Apple ha enviado más invitaciones que nunca, invitaciones que han llegado incluso a manos de periodistas de moda, habitualmente excluidos de los eventos de la empresa de la manzana.

Que Apple haya escogido el histórico Flint Center de Cupertino para su nueva cita con la innovación sólo puede significar dos cosas: que la empresa de Tim Cook tiene un ego que no le cabe en el pecho o que de verdad se guarda bajo la manga un gadget verdaderamente nuevo y sorprendente con capacidad de cambiar el mundo.

Apple ya ha cambiado el mundo con sus fenomenales inventos en más de una ocasión. Lo hizo en 1984 con el Macintosh, años después repitiría la hazaña con el iPod, en 2007 lo haría con el iPhone y en 2010 con el iPad.

Y eso que la compañía de Cupertino no ha sido en realidad nunca la primera en nada. El primer Mac no fue el primer ordenador con ratón. Antes de que hiciera irrupción en el mercado había también dispositivos similares, pero orientados sobre todo a proyectos de investigación. El iPod no fue tampoco el primer reproductor portátil de música, el iPhone no fue el primer smartphone con pantalla táctil y ni siquiera el iPad pudo presumir de ser el primer tablet.

Los fabulosos inventos que han hecho de oro a Apple se basan en productos ya existentes en el mercado, pero versionados de manera tan prodigiosamente original que no sólo parecen completamente nuevos sino también primorosamente perfectos.

Y todo apunta a que Apple se sacará hoy de la chistera uno de sus inventos fabulosos, no completamente nuevos, pero con la suficiente dosis de magia para volver completamente del revés el mercado. ¿Será ese invento fabuloso el nuevo iPhone 6? Aunque vendrá al mundo previsiblemente en dos tamaños (5,5 y 4,7 pulgadas), pertrechado con tecnología NFC y con ánimos de dejar en un segundo plano a los tradicionales monederos, todo apunta a que el iPhone 6 no será lo suficiente rompedor como para revolucionar (de nuevo) el mercado de los smartphones.

Puede que Apple tenga hoy una cita con la historia, pero no será por las maravillas de su nuevo iPhone, sino por las maravillas de otro dispositivo, un dispositivo del que se lleva hablando desde hace años y que nunca se ha concretado en nada. Nos referimos al iWatch, con el que la compañía de Cupertino provocará previsiblemente un auténtico terremoto en un mercado, el de los smartwatches, que pese a su creciente popularidad no termina de salir del cascarón.

En unas horas saldremos de dudas y comprobaremos si Apple vuelve a escribir o no su nombre con letras de oro en la historia de la tecnología.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir