Anunciantes

A casi todas las marcas de alimentos infantiles se les va la mano con el azúcar y la grasa

Las marcas de alimentos dirigidos al público infantil deberían ser a priori saludables. Sin embargo, una cosa es la teoría y otra la práctica. Según un estudio llevado a cabo en Alemania por la asociación de consumidores Foodwatch, casi todos los alimentos infantiles pecan de demasiado dulces y grasos.

Foodwatch examinó más de1.500 alimentos para niños y llegó a una conclusión: casi todos los alimentos evaluados, tanto los bio como los convencionales, eran excepcionalmente ricos en grasas y azúcares. Que los niños lleven una dieta equilibrada es prácticamente imposible a la luz de los resultados del informe de Foodwatch.

De acuerdo con el estudio de Foodwatch, las marcas alimentarias tratan de ganarse a sus clientes desde la más tierna infancia y para ello los seducen con snacks altos en calorías y con publicidad en la que invierten cientos de millones de euros cada año.

De hecho, es la publicidad lo que más caro sale a las marcas de alimentos infantiles, que fabrican la mayor parte de sus productos con materias primas muy baratas que venden después a precios elevados, denuncia Foodwatch.

Aun así, y pese a su escasa calidad, el mercado de los alimentos infantiles, sigue subiendo como la espuma. En la actualidad, hay en Alemania más de 12.000 alimentos dirigidos al público infantil. Y muchos de ellos, pese a anunciarse como productos saludables, sobrepasan los niveles recomendados de grasas y azúcares, informa Spiegel.

En su análisis, Foodwatch utiliza un “semáforo” para evaluar la salubridad de los alimentos infantiles. De los 1.514 productos evaluados por la organización, casi tres cuartas partes entran en la categoría “roja”. Son los snacks ricos en grasas y azúcares, cuyo consumo, para llevar una dieta saludable, debe ser sólo limitado.

Desde Foodwatch, denuncian además que la publicidad de estos poco saludables alimentos bombardean a los niños desde todo tipo de soportes: desde el cine, la televisión, a los diarios y las revistas, pasando por las redes sociales y las apps para smartphones. Y lo hacen en la mayor parte de las ocasiones con mensajes confusos para los niños, recalca Foodwatch.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir