líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

AnunciantesImagen del documental de Netflix En el Blanco: El ascenso y la caída de Abercrombie & Fitch

Abercrombie & Fitch, protagonista de un documental de Netflix

"Que se mueran los feos y los gordos": Abercrombie & Fitch o la exclusión como el epítome de lo "cool"

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

En el blanco: El ascenso y la caída de Abercrombie & Fitch, un documental que acaba de ver la luz en Netflix, analiza el ascenso a los altares y el posterior descenso a los infiernos del que fuera el "chico malo" de la moda.

A día de hoy su perfil es bastante bajo, pero a finales de los 90 y a principios de los 2000 Abercrombie & Fitch se convirtió en una de las firmas de ropa más «cool» sobre la faz de la Tierra y lo hizo enarbolando paradójicamente la bandera de la exclusión (que tan vituperada es actualmente en el mundo de la moda). En el blanco: El ascenso y la caída de Abercrombie & Fitch, un documental que acaba de ver la luz en Netflix, analiza el ascenso a los altares y el posterior descenso a los infiernos del que fuera el «chico malo» de la moda

El documental fija la mirada en los múltiples escándalos que han sacudido a Abercrombie & Fitch en los últimos años. Todo comenzó en 2004 con una demanda colectiva por la discriminación racial en que habría incurrido la compañía contra sus empleados hispanos, de origen asiático y de raza negra.

Si no visualizas correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

En el blanco: El ascenso y la caída de Abercrombie & Fitch recoge asimismo el testimonio de una mujer musulmana a la que la compañía se negó a contratar en 2015 por llevar su cabeza cubierta con un pañuelo. «Abercrombie & Fitch no inventó la discriminación y las diferencias de naturaleza social, pero sí vendió ambas en el mismo paquete», explica una periodista entrevistada en el documental.

En un momento en que la industria de la moda abraza con entusiasmo la inclusión, las estrategias de las que se valió en el pasado Abercrombie & Fitch son a día de hoy absolutamente impensables, pero la marca se aferró a ellas con orgullo durante mucho tiempo.

Un empleado asegura en el documental que la compañía contaba, por ejemplo, con un manual para definir las características físicas de su plantilla. «Contratar a gente guapa» era una de las reglas que se abrían paso en tan controvertido manual.

Abercrombie & Fitch ha dejado atrás su polémico pasado y ha inaugurado una nueva era más inclusiva

A Abercrombie & Fitch, que actualmente ha dicho adiós a la vergonzosa exclusión que la caracterizó en tiempos pretéritos, le ha sentado lógicamente a cuerno quemado que Netflix haya desenterrado en su nuevo documental algunos de los episodios más oscuros de su pasado.

Por eso en las redes sociales la compañía se ha apresurado a recalcar que el documental coloca bajo los focos una era que se desarrolló bajo la batuta de un equipo directivo completamente diferente. «Queremos dejar claro que la acciones, las decisiones y los comportamientos descritos en el documental no sería permitidos a día de hoy en la compañía», subraya Abercrombie & Fitch.

La compañía ha querido agradecer asimismo a sus fans el apoyo que le han procurado en actual compromiso con la inclusión de la que otrora renegaba. «Sabemos que el trabajo en el que estamos involucrados no estará nunca finiquitado del todo, pero seguimos involucrados en la creación de una empresa de la que todos podamos estar orgullosos», dice Abercrombie & Fitch.

En los 90 y los 2000, bajo la batuta del Mike Jeffries (que en 2006 llegó a decir que la ropa de la firma era solo para gente delgada y atractiva), Abercrombie & Fitch era una marca conocida por su publicidad a todas luces sexualizada, sus catálogos fotografiados por Bruce Weber y los modelos masculinos sin camiseta que lucían orgullosos sus torneados pectorales en las tiendas de la firma.

Unos cuantos años después, en 2010, Abercrombie & Fitch se vio además en el ojo del huracán por utilizar supuestamente mano de obra infantil en la fabricación de sus prendas.

La compañía alentó durante mucho tiempo la exclusión y se guiaba en todo momento por el físico a la hora de reclutar personal. Habría que esperar hasta 2014, cuando Jeffries fue relevado al frente que la compañía, para que Abercrombie & Fitch abjurara de las controvertidas prácticas que hizo suyas en el pasado.

En 2015 Christos Angelides, presidente de Abercrombie & Fitch, fue abruptamente despedido de la firma y la compañía estadounidense inició un viraje para convertirse en una marca mucho más inclusiva. Dos años después, en 2017, Fran Horowitz se convertía en la nueva CEO de Abercrombie & Fitch, un cargo que sigue manteniendo a día de hoy.

Dirigido por Alison Klayman, En el blanco: El ascenso y la caída de Abercrombie & Fitch incluye decenas de entrevistas con expertos en moda y antiguos empleados, directivos y modelos de la firma.

 

DKV dice adiós a los malos hábitos en esta campaña llena de "activistas de la salud"AnteriorSigueinteUnilever dará el alto al marketing de alimentos y bebidas entre los menores de 16 años

Contenido patrocinado