Anunciantes

Abercrombie & Fitch y los diez férreos mandamientos que deben cumplir sus empleados

Abercrombie & Fitch y los diez férreos mandamientos que deben cumplir sus empleadosLa marca americana Abercrombie & Fitch está comenzando a expandirse por Europa y su principal reclamo son sus “Hot Guys”, chicos guapos, musculosos y semidesnudos que dan la bienvenida a la tienda en la que el cliente puede adquirir los productos de la marca textil al son de la alta música y rodeado de “gente guapa”.

Todo en Abercrombie está dirigido hacia el sueño adolescente: el ideal de belleza y actitud está perfectamente estudiado para atraer al público joven que queda embelesado con tanto bello reclamo. Pero no es oro todo lo que reluce: detrás de esta apariencia hay unas normas férreas que sus empleados deben cumplir.

Michael Jeffries, jefe de la marca, tiene muy clara la imagen que quiere para su firma y por ello existe un decálogo que contiene, entre otras, las siguientes normas: no está permitido llevar pañuelos, joyas, ni maquillaje. Las uñas tienen que ser naturales y la ropa azul, gris o blanca, para ir al baño hay que pedir permiso al encargado…

Este decálogo se explica detalladamente en un libro que se reparte entre los empleados donde está explicado hasta el último detalle del aspecto físico que se espera de los trabajadores, desde la longitud de las uñas hasta el color del pelo. Además de estas normas tan estrictas en cuanto a la imagen personal también se cachea a los empleados a diario para comprobar que no sustraen ningún producto de la tienda e incluso se revisa la basura.

La popular marca americana ya ha sido criticada en otras ocasiones por el trato hacia sus empleados, pero ante las acusaciones la marca ha preferido abstenerse de hacer comentarios. En Madrid se inauguró la primera tienda en octubre de 2011, lo cual causó gran revuelo y expectación, más por los fornidos cuerpos de los dependientes que por la ropa.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir