Anunciantes

ADIÓS AL DAKAR 2008

La amenaza de Al Qaeda ha dado al traste con el rally Lisboa-Dakar, que ha decidido suspender la prueba al riesgo que existe para la seguridad de los pilotos el paso por Mauritania. La organización terrorista aseguró que atentaría contra los franceses que pisaran territorio mauritano.

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Laurent Wauquiez, ya había aconsejado a sus ciudadanos no viajar a Mauritania después del atentado que costó la vida a cuatro ciudadanos galos el pasado 24 de diciembre. El miembro del Gobierno francés extendió la recomendación a los pilotos que iban a participar en el Lisboa-Dakar y forzó a la organización a estudiar una posible suspensión.

Daniel Bilalian, responsable de France Télévisions, cadena encargada de ofrecer la señal de la competición, señaló que es un “golpe duro” pero el riesgo al cruzar Mauritania era “real”.

El recorrido del Dakar 2008 incluía ocho etapas que transcurrían por suelo mauritano, por lo que planificar otros itinerarios era imposible. Una opción que se barajó fue la neutralización de esas jornadas, aunque finalmente esa posibilidad se desechó.

¿Y los patrocinadores?
La Amaury Sports Organisation (ASO), la empresa que gestiona el Dakar, deberá hacer frente ahora a unas pérdidas económicas incalculables, además de enfrentarse a las demandas de los patrocinadores.

Para los pilotos privados participantes el desastre económico es importante, porque muchos de ellos invierten cifras millonarias para poder asumir el coste que conlleva tomar parte en el Dakar. Son necesarios entre unos 72.000 y 90.000 euros en la categoría de coches, mientras que en la de motos el presupuesto medio va de 36.000 a 48.000 euros. Sólo por inscripción, los coches pagan 22.500 euros; las motos, 13.000. Por no hablar de los presupuestos millonarios de los equipos oficiales, Mitsubishi, Volkswagen, BMV, Schlesser y KTM.

Los grandes patrocinadores del Dakar, como es el caso de Repsol, también se han visto seriamente afectados. “Resulta fundamental para la prueba garantizar la seguridad de todas las personas que participan en ella. En este sentido, si bien se desconoce los elementos concretos que han llevado a tomar una medida tan drástica y de tan enorme trascendencia, respetamos la decisión de los organizadores”, asegura en un comunicado la empresa, que ve esfumarse la repercusión mediática tras firmar sustanciosos contratos con los equipos Mitsubishi Ralliart, en coches, y con KTM, en motos, además de con los españoles Nani Roma y Marc Coma.

Las pérdidas de los equipos por la suspensión del Rally Dakar ascienden a 50 millones de euros, según algunos especialistas vinculados a la carrera.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir