Anunciantes

Así podría cambiar el coronavirus a las marcas

Adiós a lo viejo conocido: 4 cambios que el coronavirus inoculará (quizás) en las marcas

Las marcas podrían ser confrontadas con cuatro escenarios distintos tras la pandemia: retorno a los valores conservadores, modernización progresiva, espartanismo y hedonismo.

coronavirus

Autor de la imagen: Ertan Atay

Nuestro mundo está cambiando y lo está haciendo a marchas forzadas. Y lo cierto es que la metamorfosis poco o nada tiene de inusitada. En un universo que está profundamente a expensas de la globalización y la digitalización deberíamos estar más que acostumbrados a los cambios, esos que ponen todo patas arriba de la noche a la mañana.

Sin embargo, si antes el cambio estaba puesto al servicio del progreso en su vertiente económica y social, ahora ese cambio nos aboca a todo lo contrario: a la parálisis.

Nadie estaba preparado para semejante escenario. El coronavirus nos pilló a todos con la guardia baja. Y eso que el bueno de Bill Gates ya se anticipó en 2015 a las potenciales y nefastas consecuencias que tendría sobre la humanidad una eventual pandemia. El cofundador de Microsoft pronosticó hace cinco años que la humanidad no estaba preparada para semejante eventualidad y, a la luz de los acontecimientos actuales, su pronóstico no parece en absoluto errado y tiene, de hecho, un halo casi visionario.

Tras más de cuatro semanas bajo el yugo del confinamiento la tan anhelada normalidad se antoja más y más cercana. Pero esa normalidad será completamente diferente a la que estábamos otrora acostumbrados y a las marcas no les quedará más remedio que mover ficha si no quiere ser devoradas por ella.

Al fin y cabo, las marcas se miran siempre en el espejo de la sociedad y si el comportamiento de la gente cambia, también ellas deben aplicarse el cuento y metamorfosearse en otra cosa.

La pandemia del COVID-19 se dejará notar en las marcas en 4 cambios fundamentales, los que disecciona a continuación Daniel Graf en un artículo para Horizont:

1. Retorno a los valores conservadores

Hay quienes están convencidos de que el coronavirus volverá poner de relieve las estructuras locales, cuyos máximas exponentes serán las denominadas "neo tribus". Parece que tras la crisis del coronavirus se hará más hincapié que nunca en los productos de naturaleza local. Y la patata del granjero local se convertirá en el nuevo aguacate, ese que tan profusamente ha desfilado en el transcurso de los últimos tiempos en Instagram y otras redes sociales de relumbrón.

El retorno a los valores conservadores ya había asomado la pata en los debates en torno a la sostenibilidad antes de que el COVID-19 irrumpiera en nuestras vidas. Pero ahora esta tendencia no hará sino intensificarse hasta el infinito y más allá.

Los fabricantes locales de productos y el pequeño comercio asumirán un rol cada vez más importante para los consumidores. Y valores tradicionales como la familia, la seguridad y la confianza baquetearán también con inusitada fuerza el pensamiento de la gente.

A lo luz de este profundísimo cambio, a las marcas no les quedará más remedio que preguntarse a sí mismas qué valores continúan en línea con las particulares y renovados valores de su público objetivo.

2. Modernización progresiva

Es probable que el coronavirus se traduzca en una modernización progresiva y en una optimización de la sociedad. El mundo aprenderá las lecciones extraídas de la pandemia y emergerá probablemente con renovado vigor de la crisis para adaptarse mejor a las circunstancias y ser más flexible a la hora de lidiar con el cambio.

El mundo ha tomado por fin conciencia de que no es invencible. Y cosas que antaño se daban por sentadas son contempladas actualmente con un remozado aprecio. Por lo pronto está cambiando la manera en que contemplamos a los sanitarios, a los empleados de supermercados, a los profesores y a otros profesionales que se han tornado en vitales para que la vida siga su curso durante a la pandemia

La responsabilidad, la empatía y la solidaridad están ahora bajo los focos en la sociedad. En este sentido, las marcas deberían reconocer la responsabilidad social que les toca y actuar en consecuencia. La autenticidad tendrá un rol absolutamente crucial y tras las crisis las marcas deberán mantener y confirmar las actitudes, los mensajes y los valores que ahora están comunicando con fruición para continuar impregnadas de una pátina de credibilidad.

Muchas marcas deberán redefinirse a sí mismas en el plano social y tomar parte en debates sociales a fin de dejar clara sus posición en torno a temas muy concretos (incluso aquellos aparentemente más peliagudos).

La digitalización desplegará, por otra parte, sus alas dentro de las empresas. En muchas compañías la pandemia ha puesto al descubierto severas deficiencias desde el punto de vista de la transformación digital, por lo que la flexibilidad y la agilidad en materia digital se convertirán en una máxima prioridad para no pocas marcas.

3. Foco en lo más esencial

Aunque es altamente improbable, no se puede descartar que la pandemia zambulla a la sociedad en una suerte de distopía que acabe traduciéndose en nueva forma de espartanismo.

Si esa distopía llegara a convertirse en una realidad, la modestia, la renuncia y la restricción a lo estrictamente necesario serían las principales consecuencias emanadas de la crisis.

Ante un escenario de semejantes características las marcas deberán poner en primer plano sus usos más racionales y en muchos casos tendrían probablemente que redefinirse por completo a fin de continuar siendo relevantes.

De hecho, muchos productos y servicios podrían desaparecer del mapa y habría una significativa merma desde el punto de vista del diseño, el branding y la publicidad.

4. Optimismo desbordado

Tras la crisis del coronavirus podríamos ser confrontados con una nueva ola de hedonismo. Puede que las actuales restricciones no hagan sino azuzar nuestras ganas de reunirnos con nuestros amigos y familiares, de salir, de festejar y de viajar.

En este caso la gente reaccionaría a la pandemia poniéndose la experiencia (elevada a la máxima potencia) por bandera y las marcas deberían actuar también en consecuencia. Valores de tipo emocional como la amistad, la comunidad, la diversión y la libertad ganarám en importancia y la creatividad será más necesaria que nunca para inspirar al público objetivo y agasajarle con valor añadido.

Te recomendamos

FOA Madrid 2020

Hootsuite

Outbrain

Adecco

Compartir

Centro de preferencias de privacidad

Navegación

Estas cookies permiten que el Sitio Web funcione correctamente por lo que son esenciales para que el Usuario pueda usar todas las opciones del Sitio Web y pueda navegar y utilizar las funciones de la misma con normalidad.

Advertising

Analíticas

Estas cookies recopilan información anónima de manera estándar sobre la navegación del Usuario y sus patrones de comportamiento. La información recogida mediante las cookies analíticas es utilizada para la elaboración de perfiles de navegación de los Usuarios de este Sitio Web, con el fin de introducir mejoras en nuestro servicio.

__utma, __utmz, __utmb
__utma, __utmz, __utmb

Other