Anunciantes

¿Aguantará la "hucha" de Volkswagen sin resquebrajarse por completo tras el #dieselgate?

volkswagenEn los cuarteles generales del Grupo Volkswagen hay en estos momentos un departamento que está probablemente echando más horas extra que el resto. Hablamos del departamento financiero del consorcio automovilístico, que hace números para saber si Volkswagen está o no en posición de hacer frente a las millonarias multas e indemnizaciones que pesan sobre él sin quedarse con el contador a cero.

Cuatro días después de que el escándalo de las emisiones le estallara casi literalmente en la cara a Volkswagen, el gigante automovilístico alemán anunció de que haría una provisión de 6.5000 millones durante el tercer trimestre del año. Sin embargo, y en vista de que la “bola de nieve” que amenaza con sepultar a Volkswagen es cada vez más grande, cabe preguntar si esta cifra es realmente suficiente para “capear el temporal”.

A fecha de 30 de junio de 2015 la empresa alemana disponía de 18.000 millones de euros en efectivo, a los que habría que sumar otros 15.000 millones de euros en acciones. Volkswagen cuenta en su haber, por lo tanto, con aproximadamente 33.000 millones de euros. Si a esos 33.000 millones de euros, restamos los 10.000 millones de dólares que probablemente exijan las agencias de rating a Volkswagen tras el escándalo de las emisiones, en las arcas de la marca germana quedarían alrededor de 20.000 millones de euros.

Durante el cuarto trimestre del año habrá además una nueva “lluvia” de millones en las cuentas de Volkswagen. La venta de participaciones a Suzuki y a la empresa holandesa de leasing Leaseplan promete dejar en la “hucha” de la marca alemana otros 3.000 millones de euros en concepto de beneficios.

Volkswagen tiene dinero, sí, pero el problema es que mucho de ese dinero lo invierte (lo invertía) en investigación y desarrollo. Si la empresa se ve obligada a meter la tijera en ambas áreas por culpa del #dieselgate, las consecuencias podrían ser absolutamente desastrosas, advierten los expertos. “La presión de la competencia es extremadamente grande”, recalca Arnd Ellinghorst, de la consultora londinense Evercore ISI. “Si Volkswagen descuida la inversión investigación y el desarrollo, perderá fuelle rápidamente”, apostilla.

Los expertos calculan que Volkswagen podría arañar unos 43.000 millones de euros a las partidas dedicadas a la investigación, el desarrollo y las inversiones, pero “meter la tijera” en un mercado tan competitivo como el automovilístico podría convertirse en sinónimo de “harakiri” para el grupo teutón.

Más allá del dinero que Volkswagen tiene reservado a la investigación y al desarrollo y a las inversiones, no hay que perder de vista el dinero que obra en manos de los grandes accionistas del fabricante alemán. Este dinero ascendería a los 51.000 millones. ¿El problema? Que es muy poco probable que los grandes accionistas aflojen la cartera y se desprendan de esas acciones, vaticina Jürgen Pieper, analista jefe de Metzler.

Si las cosas se ponen verdaderamente mal (peor que ahora) para Volkswagen, el grupo alemán siempre podría desprenderse de su “cubertería de plata”. Sólo la marca Porsche está valorada en 39.000 millones de euros, segura Pieper. Y Audi no le va a la zaga con un valor de mercado de 30.000 millones de dólares. Algo menor es el valor de Skoda, que tiene un precio de mercado de aproximadamente 10.000 millones de euros. Entre 3.000 y 5.000 millones de euros valen las filiales de lujo de Volkswagen Bentley y Bugatti. Por su parte, la división de vehículos pesados de Volkswagen cuesta alrededor de 30.000 millones de euros.

En total y poniendo a la venta toda su “cubertería de plata” Volkswagen podría embolsarse 86.000 millones de euros. Aun sí, no tendría mucho sentido que, para “pagar los platos rotos”, el grupo alemán se deshiciera de marcas tan emblemáticas como Porsche, Audi, Skoda y Seat. En caso de verdadero apuro, no sería, de todos modos, descabellado que Volkswagen pusiera en venta su división de vehículos pesados y sus filiales de automóviles de lujo (exceptuando Porsche).

Poniéndonos en el peor escenario posible, Volkwagen contaría con una monstruosa cantidad de dinero para hacer frente a las consecuencias del “dieselgate”. Eso sí, si la compañía se viera obligada de verdad a dinamitar tan ingente cantidad de dinero, nunca jamás volvería a ser la misma.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir