Anunciantes

AirAsia y Malaysia Airlines: dos ejemplos muy diferentes de cómo abordar una crisis

aviones crisisEl 2014 ha pasado a la historia como uno de los años más tristes en lo que al sector de la aviación se refiere tras los numerosos accidentes que se han sucedido. Derribos, desapariciones o fallos humanos y mecánicos han hecho que el pasado año se ponga en entredicho la seguridad del que muchos califican como el medio de transporte más seguro de todos.

Las compañías y gobiernos afectados por estas catástrofes áreas han tenido que hacer frente a situaciones en las que nunca se hubiesen imaginado poder encontrarse aunque lo cierto es que las reacciones y formas de gestionar las distintas crisis han sido muy diferentes de unos casos a otros. AirAsia y Malaysia Airlines son dos claros ejemplos de lo diferente que puede afrontarse una catástrofe de tales características como las que han ambos han vivido.

“El gobierno de Indonesia y AirAsia han respondido de forma más rápida y con mayor precisión a sus clientes, familiares de las víctimas y medios de comunicación en general que los responsables de Malaysia Airlines” explica Curt Lewis, presidente de Curt Lewis & Associates, empresa de seguridad área y consultora de investigación de accidentes aéreos. “Toda una lección de cómo no deben hacerse las cosas”.

Los equipos de rescate indonesios ya han recuperado restos del avión de AirAsia que desapareció el pasado domingo con 162 personas a bordo así como seis cadáveres. Por el contrario, no se ha encontrado ni una sola pieza del MH 370 que desaparecía sin dejar rastro el pasado 8 de marzo con 239 personas a bordo mientras cubría la ruta Kuala Lumpur-Pekín.

Tanto Malaysia Airlines como el Gobierno malayo han sido duramente criticados por la falta de rapidez en la reacción durante las primeras horas tras desaparecer el avión, la falta de transparencia así como la coordinación en las labores de búsqueda. “Hubo una renuncia a admitir que tenían un problema porque no hicieron nada durante las primeras cuatro o cinco horas. No admitían la falta de recursos así como la falta de capacidad para resolver el problema” explica Desmond Ross, director de DRA Professional Aviation Services en Sídney.

Lo cierto es que tanto Indonesia como AirAsia han intentado eliminar los escollos que obstaculizan la inmediata respuesta ante este tipo de situaciones y se han mostrado dispuestos a recibir ayuda por lo que la gestión de la crisis está siendo más productiva que la del desaparecido vuelo MH370. Algunas voces apuntan a que Malaysia Airlines ofreció su ayuda a AirAsia tras conocerse la noticia del accidente aunque no queda claro si ambas compañías han colaborado.

“Los indonesios han reaccionado de forma mucho más rápida, con más celo y han acogido de mejor forma la ayuda internacional que en el caso de los malayos” señala Richard Bitzinger, coordinador del programa de transformaciones militares en S. Rajaratnam School of International Studies en Singapur. “Los indonesios no se han mostrado tan herméticos ni hostiles a las críticas externas”.

Tony Fernandes, CEO de AirAsia ha adoptado un enfoque práctico ante el desastre volando desde el mismo aeropuerto del que despegó el avión y mostrándose participativo en las redes sociales. “Vamos a pasar esta terrible experiencia juntos” afirmaba a través de un tuit.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir