líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Aldi dice adiós a las bolsas de plástico fino y de papel en Alemania

Aldi, la mayor cadena de supermercados de Alemania ha anunciado que dejará de vender bolsas de plástico fino y de papel. Los clientes dispondrán de acceso a bolsas de plástico duraderas y que puedan ser reutilizadas con el objetivo de ayudar al medio ambiente.

«Vamos un paso más allá y prescindimos no solo de las bolsas de plástico de usar y tirar altamente contaminantes, sino también de las variantes de papel que se venden bien en muchos sitios», explica el gigante alemán a través de un comunicado.

Según las previsiones realizadas por Aldi la compañía espera poder culminar este proceso antes de finalizar el próximo año. Durante todo este tiempo Aldi continuará vendiendo bolsas de plástico fino, pero a un precio mayor que el habitual. Hablamos de 20 céntimos de euros. El dinero recaudado mediante la venta de estas bolsas se destinará a proyectos centrados en ayudar al medio ambiente.

“Las bolsas de papel requieren de una gran cantidad de agua y de energía para su producción y además duran muy poco tiempo, por eso no suponen una alternativa eficaz”, explican por lo que han decidido seguir la estela de otros supermercados alemanes como Lidl.

Alemania es uno de los países en los que cada vez más empresas se han comprometido con este tipo de medidas. El objetivo que se persigue, tal y como recogen desde el diario El Mundo es reducir el consumo anual de bolsas de este tipo de plástico no biodegradable a una media de 40 por persona antes de 2025.

Aldi cuenta actualmente con presencia en 18 países y más de 10.000 tiendas por lo que se erige como uno de los grandes retailers.

Desde este medio nos hemos puesto en contacto con Aldi desde nos han explicado que por el momento la medida sólo está aplicándose en Alemania. «La medida indicada se aplica en Alemania, estamos trabajando y valorando opciones sostenibles para trasportar la compra».

 

Bruselas pone bajo la lupa el presunto cártel de la industria automovilística alemanaAnteriorSigueinteChe Guevera: de la revolución a vender apartamentos

Noticias recomendadas