Anunciantes

Los últimos resultados de Amazon y Google decepcionan a los inversores

Amazon y Google llenan sus arcas a rebosar, pero defraudan a los inversores

Durante el tercer trimestre del año tanto Amazon como Google aumentaron sustancialmente sus ingresos y sus beneficios, pero aun así dibujaron un rictus de decepción en el rostro de los inversores.

amazonConvenientemente espoleado por el e-commerce, la piedra angular de su negocio, y por la creciente demanda de servicios en la nube y de publicidad, Amazon firmó de nuevo un espléndido trimestre. Entre julio y septiembre de 2018 la empresa capitaneada por Jeff Bezos se embolsó en concepto de beneficios la friolera de 2.900 millones de dólares, frente a los 256 millones del mismo periodo del año anterior.

También otra empresa “techie”, Alphabet para más señas, aumentó notablemente sus ganancias durante el tercer trimestre del año gracias al floreciente negocio publicitario de su filial Google y a los impuestos menguantes en su patria chica, Estados Unidos. Entre julio y septiembre los beneficios de la matriz de Google escalaron hasta los 9.200 millones de dólares. En el tercer trimestre de 2017 el superávit de Alphabet fue sustancialmente menor y se quedó en los 6.700 millones de dólares.

Aun así, y pese a poner tan espléndidos resultados sobre la mesa, los títulos de Amazon y Alphabet, que presentaron ayer sus resultados trimestrales, se contrajeron un 5% y un 3% respectivamente.

En el tercer trimestre del año la facturación de Amazon pegó una zancada del 29% hasta llegar a los 56.600 de dólares. A pesar de tener a los números de su parte, los inversores reaccionaron decepcionados a los últimos resultados trimestrales del gigante del comercio electrónico, a cuyas acciones castigaron en la bolsa con caídas superiores al 6%. En septiembre Amazon alcanzó una capitalización bursátil de más de un billón de dólares, convirtiéndose así en la primera compañía estadounidense en conseguir semejante hito tras Apple.

La decepción de los inversores habría venido motivada por las previsiones de Amazon de cara al cuarto trimestre del año, que al coincidir con la Navidad se presupone particularmente lucrativo para la multinacional estadounidense. Entre octubre y diciembre de este año Amazon espera obtener unos ingresos de entre 66.500 y 72.500 millones de dólares, una horquilla que se habría quedado sustancialmente por detrás de las expectativas iniciales de Wall Street.

Además, en el tercer trimestre del año los gastos de Amazon (derivados de las múltiples inversiones de la compañía de Jeff Bezos) se incrementaron en un 22% hasta los 52.800 millones de dólares.

Aun así, y pese a la costosa expansión de Amazon en múltiples sectores de actividad, la compañía continúa llenando sus arcas hasta la bandera apoyándose en su productivo negocio en la nube. AWS, la división de Amazon con el foco puesto en los servicios web (y líder en su campo de actividad), logró acelerar sus ingresos en un 46% hasta los 6.700 millones de dólares. La competencia ejerce, no obstante, cada vez más presión sobre Amazon. Azure, el rival de AWS “made by Microsoft”, incrementó su facturación en un 76% durante el último trimestre. El tercer “player” en discordia en el mercado donde se desenvuelven Amazon y Microsoft es Google.

Por otra parte, la facturación de Alphabet protagonizó un crecimiento del 21% hasta los 33.700 millones de dólares entre julio y septiembre. En Wall Street contaban, de todos modos, con cifras aún más astronómicas y por eso los títulos de la compañía se desmoronaron más de un 3% en los mercados bursátiles.

En el tercer trimestre del año Alphabet se benefició de nuevo de la próspera división de publicidad online de Google, cuyos ingresos se incrementaron en aproximadamente en un 20% hasta los 29.000 millones de dólares, engullendo, por lo tanto, la parte más suculenta de la facturación de la empresa capitaneada por Larry Page. Los ingresos en las divisiones restantes de Alphabet aumentaron en un 43% hasta los 4.800 millones de dólares.

Durante el tercer trimestre del año Alphabet se benefició enormemente de la bajada de impuestos al otro lado del charco. La cuota fiscal asumida por el gigante de internet se contrajo del 16% al 9% en los últimos tres meses.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir