líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Ositos o cerditos de oro? Los animalistas arrastran por el fango a Haribo

AnunciantesImagen de los ositos de oro de Haribo

Haribo, en la picota en Alemania por supuesto maltrato animal

¿Ositos o cerditos de oro? Los animalistas arrastran por el fango a Haribo

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Uno de los proveedores de gelatina de Haribo ha sido acusado de maltrato animal en Alemania. Y los animalistas están cargando ahora duramente contra la marca de golosinas.

Haribo brega actualmente con una crisis potencialmente muy grave en Alemania, su país natal. Y después de que la marca ignorara sistemáticamente las acusaciones de maltrato animal dirigidas desde hace varias semanas contra ella, los animalistas han decidido lanzar una dura ofensiva contra la compañía en las redes sociales.

Hace unas semanas la Oficina de Protección de Animales de Alemania publicaba imágenes de siete proveedores de la empresa cárnica Westfleich. Esas imágenes, de naturaleza totalmente sobrecogedora, mostraba a cerdos enfermos y gravemente heridos en varias granjas. La polémica emanada de tales imágenes ha terminado salpicando a Haribo porque la famosa marca de gominolas forma parte del porfolio de clientes de Westfleisch. Para la producción de sus golosinas Haribo necesita a veces gelatina, que la compañía obtiene de Westfleisch a través de intermediarios.

«Contactamos con Haribo hace varias semanas y le pedimos que dejara de trabajar con Westfleisch, pero la marca no emprendió ninguna acción al respecto», explica Jan Peifer, presidente de la Oficina de Protección de Animales de Alemania.

A fin de forzar a Haribo a tomar medidas la Oficina de Protección de Animales de Alemania ha tomado ahora la determinación de iniciar una campaña contra la marca de golosinas en las redes sociales. Y aunque la campaña de marras no se ha traducido aún en una crisis de dimensiones incontrolables para Haribo, basta echar un vistazo a los comentarios de las últimas publicaciones de la marca en Instagram y en Facebook para constatar que la compañía está efectivamente metida en problemas.

«Hoy en día no es estrictamente necesaria la utilización de gelatina para la fabricación de golosinas. Y aún menos necesario es recurrir a determinados proveedores» es una de los comentarios más comedidos con los que Haribo ha sido confrontado en los últimos días en Instagram. Otros comentarios son, no obstante, mucho más duros: «Ahora que está claro que Haribo no aboga por la protección animal, esta marca está muerta para mí».

En los comentarios de los posts publicados por Haribo en el transcurso del último mes en las redes sociales abundan las peticiones de usuarios que instan a la marca a cortar amarras con Westfleisch y apostar por alternativas veganas a la gelatina.

Haribo niega que le una relación contractual directa alguna con Westfleisch

La Oficina de Protección de Animales de Alemania ha decidido además presentar cargos criminales contra los siete proveedores de Westfleisch acusados de maltrato animal y la Fiscalía está investigando ya todos los casos. Parece en todo caso que la perseverancia de este organismo a la hora de poner en la picota a Westfleisch (y de paso también a Haribo) está dando sus frutos.

En Facebook Haribo ha respondido a los comentarios vertidos contra la compañía asegurando que habitualmente no se pronuncia sobre sus relaciones contractuales con otras empresas y que, aunque no tiene ninguna relación contractual directa con Westfleisch, ha decidido ponerse en contacto con esta compañía porque «los estándares éticos y sociales no son negociables para nosotros. Y cuando utilizamos materias primas de origen animal, exigimos siempre a nuestros proveedores que cumplan con los estándares de protección animal y que acaten un código global de conducta». Según Haribo, ese código de conducta debe ser acatado también por los proveedores de las empresas con las que la compañía tiene relaciones contractuales. La marca de gominolas se ha comprometido además a intensificar los controles sobre los proveedores de sus partners a fin de erradicar cualquier quebranto de los estándares de protección de animal.

De acuerdo con las imágenes difundidas por la Oficina de Protección de Animales de Alemania, en las siete granjas investigadas había cerdos enfermos que no recibían tratamiento médico alguno o que eran medicado solo de manera insuficiente. En una granja de Baja Sajonia el 70% de los animales presentaba, por ejemplo, heridas en la cola, que estaba en la mayor parte de los casos ensangrentada. Y en otras granjas no se suministraba agua a los cerdos enfermos ni se les alimentaba apropiadamente por la noche.

Además, cámaras ocultas mostraban cómo los cerdos eran brutalmente conducidos al matadero con la ayuda de descargas eléctricas. Paradójicamente algunas de las granjas investigadas tomaban parte de iniciativas de bienestar animal y recibían incluso subsidios por parte de la Unión Europea. «La lista de agravios es muy larga», enfatiza Jan Peifer.

 

LEGO presume de más de 300 novedades para estas navidades, con colecciones que sacarán el lado más creativo de los fansAnteriorSigueinteUPartner Media apuesta por la incorporación de Noelia Fernández como Chief Operating Officer

Contenido patrocinado