Anunciantes

Los anunciantes exigen descuentos a YouTube tras sus últimas "pifias" publicitarias

Los anunciantes exigen descuentos a YouTube tras sus últimas "pifias" publicitariasA Google puede costarle caro, muy caro, que su filial YouTube haya cometido el imperdonable “despiste” de emplazar anuncios de importantes y conocidas marcas junto a contenido de corte extremista.

No en vano, los anunciantes estarían exigiendo suculentos descuentos al gigante de internet después de que salieran a la luz sus últimas y escandalosas “meteduras de pata” en YouTube.

Rob Norman, chief digital officer de GroupM, dice mantener “un diálogo constante con Google” en relación con este espinoso y controvertido asunto. Y está convencido de que la compañía de Mountain View está en condiciones de implementar “una serie de acciones para proporcionar mayor confort y seguridad” a los anunciantes.

Entre tales acciones estaría la aplicación de tasas reducidas al inventario publicitario premium para proporcionar así a las marcas mayor protección y evitar que éstas aparezcan junto a contenido inapropiado y extremista en YouTube.

Ayer mismo Amber Rudd, la ministra de Interior de Reino Unido, lanzó durísimos dardos contra las compañías de internet por no hacer todo lo posible para combatir el contenido de carácter extremista en sus plataformas.

Es “completamente inaceptable” que los extremistas pudieran valerse de sistemas de mensajería para evitar la vigilancia para parte de las autoridades, señaló Rudd en referencia al atentado terrorista del pasado miércoles en Londres.

Por su parte, Google no se ha quedado cruzado de brazos y ha anunciado medidas para templar los ánimos de los anunciantes (AT&T, Volkswagen, Johnson & Johnson, McDonald’s y Verizon, entre otros) que los últimos días han optado por retirar sus anuncios de YouTube.

Google anunció el pasado martes una serie de medidas para combatir la publicación de contenidos extremistas en YouTube y otras plataformas online. Sin embargo, la reacción, más bien tibia, de los anunciantes a tales medidas sugiere que Google debe ofrecer algo más a las marcas para recuperar su confianza, según recoge The Financial Times.

La Asociación Nacional de Anunciantes de Estados Unidos (ANA) ha tildado de grave “crisis” el emplazamiento de anuncios junto a contenidos extremistas y ha instado a Google y a otras compañías online a “tomar los pasos necesarios para garantizar la seguridad y la buena reputación de nuestras marcas”.

Google cobra tarifas más elevadas a sus clientes si estos desean que sus anuncios lleguen a audiencias muy concretas o que estén emplazados junto a contenidos específicos. No obstante, y en vista de que, ni pagando más los anunciantes se libran de ver asociada su marca a contenidos inapropiados, no son pocos quienes están demandando a Google una reducción en los precios de su inventario publicitario premium.

Los ingresos publicitarios generados por Google y YouTube están inevitablemente bajo presión por parte de los anunciantes que han optado por permanecer a su vera, ya que unos cuantos han dado plantón al gigante de internet durante los últimos días.

A juicio de Boris Johnson, ministro de Asuntos Exteriores de Reino Unido, las empresas de internet están obligadas a asumir su responsabilidad en este asunto y a “dejar de ganar dinero con contenido de carácter violento”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir