Anunciantes

Apple plantea fabricar su iPhone en EE.UU. como una medida preventiva frente a Trump

apple-y-trumpCon la llegada de Trump a la presidencia de EEUU han nacido inseguridades y miedos frente a las políticas que pretende instaurar. En el ámbito de la manufacturación y las importaciones, empresas muy importantes para el país como Apple han empezado a moverse con el fin de anticiparse a lo que pueda venir y para que no les pille desprevenidos.

En Silicon Valley los ánimos están agitados ante la promesa del nuevo presidente por reforzar la manufactura de los productos frente al comercio asiático, implementando duras restricciones e impuestos abusivos.

Y es que, aunque Apple diseñe sus productos en california, la fabricación y montaje se efectúa en Taiwán y China, por dos empresas llamada Foxconn y Pegatron.

Estos impuestos también repercutirían en las propias compañías norteamericanas que produjeran fuera del territorio; medidas que podrían suponer un traspiés en el volumen de ventas de la compañía de la manzana.

Ante esta tesitura, Apple ha planteado a Foxconn y a Pegatron la posibilidad de abrir una fábrica en EEUU para poder fabricarlos en su territorio y abaratar posibles costes añadidos.

En una publicación del Nikkei Asian Review, se explica que Foxconn ha valorado el proyecto, mientras que Pegatron ha rechazado directamente la petición ante el elevado coste que le supondría a la empresa.

Una fuente de la industria explica al Nikkei Asian Review que "no es fácil hacer iPhones en América, a menos que el gobierno de los EEUU subvencione a las empresas locales para producir en el país. Incluso si Trump impone un arancel del 45%, es posible que los fabricantes decidan continuar la producción en el extranjero, siempre y cuando los costes junto con las tarifas sean inferiores a la cantidad que necesitan gastar para construir y ejecutar líneas de producción en los EEUU".

La posible aceptación por parte de Foxconn se podría explicar porque la producción de los iPhones supone el 50% de sus ventas, por lo que no les interesaría en primera instancia negarse por si Apple recurriera a otro fabricante.

Por parte de ésta última, el principal problema de la fabricación de sus iPhone en EEUU sería la diferencia de costes en mano de obra, así como la relación con los proveedores, quien en su mayoría se encuentran en territorio asiático.

No podrían hacer frente en las condiciones actuales al gran volumen de demanda de sus productos sin el adecuado número de proveedores; su stock disminuiría y sus precios se verían incrementados – más si cabe -.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir