Anunciantes

Apple, ¿un calco de la versión más mediocre de Microsoft?

appleDesde hace algún tiempo la sombra de la duda persigue a Apple. Bien es cierto que la empresa de la manzana sigue ingresando dinero a manos llenas en sus repletísimas arcas. Sin embargo, hay quien echa en cara a la compañía de Cupertino que se ha acomodado y que, apoltronada en el éxito, está perdiendo peligrosamente la senda de la innovación.

Es más, algunos ven en el Apple actual una suerte de calco de lo que era hace unos años Microsoft (en su versión más mediocre). Y hay varias señales que apuntan a esta teoría:

- En septiembre de este año muchos tuvieron la sensación de que Apple, en lugar de innovar, estaba tomando prestadas “ideas” a su archienemigo Microsoft. Así lo dejó a las claras con su iPad Pro, un dispositivo sustentado sobre una idea que ya había explorado la empresa de Bill Gates dos décadas antes.

- A Cortana, el asistente de voz de Microsoft, no han parado de lloverle los piropos durante los últimos meses. Y a ojos de algunos gana en “sex appeal” (y utilidad) a la famosa Siri de Apple.

- Aquellos años en los que Apple lanzaba un nuevo producto y éste se convertía casi instantáneamente en un éxito de ventas han pasado definitivamente a la historia. El nuevo Apple Watch ilustra a la perfección esta peligrosa tendencia. Se han vendido unos cuantos millones de unidades del nuevo “juguetito” tecnológico de los de Cupertino, pero sus cifras de ventas palidecen comparadas con las cifras de ventas del iPhone y del iPad. Por si fuera poco, el antaño todopoderoso iPad ya no vende tanto como antes y sus ventas caen invariablemente cada trimestre.

- Apple tiene, según algunos, un problema de software que se agrava por momentos. Las nuevas versiones de sus sistemas operativos han perdido puntos en términos de calidad durante los últimos tiempos.

- Samsung se la está ingeniando para adelantar a Apple en satisfacción del cliente con sus smartphones. Hace unos años esto hubiera sido simplemente inimaginable.

- En 2014 y 2015 Apple dio un acelerón a su inversión publicitaria del 50%. Parece que la popularidad le está saliendo cada vez más cara a la empresa de la manzana.

Los grandes cambios son siempre difíciles de digerir en las empresas, y la pérdida hace cuatro años de Steve Jobs ha sido quizás el trago que más amargo le ha sabido a Apple en los últimos tiempos. Jobs era una persona absolutamente obsesionada con los detalles y no le dolían prendas a la hora de posar su dedo acusador sobre aquello que no le gustaba.

Durante años Microsoft pudo enmascarar sus muchísimas flaquezas gracias a estar cobijado baja la sombra protectora del arrollador éxito de Windows y Office. Sin embargo, con el tiempo esa sombra protectora le acabó danto esquinazo y se topó de bruces con un problema que llevaba tiempo gestándose y que, sin embargo, se negó siempre a reconocer como tal.

En la actualidad la sombra protectora del iPhone es sumamente alargada y promete salvaguardar el éxito de Apple durante unos cuantos años más, pero si no hace nada por curarse de su creciente dependencia del iPhone, la empresa de la manzana podría terminar replicando los problemas de ese gran rival del que siempre quiso ser la antítesis: Microsoft.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir