Anunciantes

La sostenibilidad sale potencialmente muy cara a las marcas

El ardiente romance del consumidor con la sostenibilidad vacía los bolsillos de las marcas

El 40% de los marketeros considera que la sostenibilidad de los productos adquiridos es a día de hoy la principal exigencia de los consumidores.

sostenibilidadEl debate en torno a la ecología y la protección del medio ambiente está más encendido que nunca, tanto que ha terminado por calar muy hondo entre los consumidores (cada vez más concienciados) y también por ende entre las marcas.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la red global de shopping Bazaarvoice, el 40% de los marketeros tiene el pleno convencimiento de que la sostenibilidad de los productos que el cliente arroja en la cesta de la compra es a día de hoy la principal exigencia de los consumidores.

Por delante de la ubicua sostenibilidad se sitúa única y exclusivamente la calidad de los productos adquiridos, que es la demanda más importante de los consumidores a ojos del 46% de los marketeros.

El 51% de los marketeros considera que la introducción de materiales “eco-friendly” en los productos puestos a disposición de los consumidores es definitivamente la mejor manera de arrogarse a sí mismas cierta pátina sostenible.

La sostenibilidad, tan necesaria como onerosa para las marcas

Que el consumidor enarbole con tantísimo convencimiento la bandera de la sostenibilidad puede, por otra parte, ser particularmente caro para las marcas. De acuerdo con las cifras barajadas por Bazaarvoice, las empresas invierten una media de 2 millones de euros al año en la restauración y el reciclaje de productos usados.

“La protección del medio ambiente debería ser una prioridad para las empresas, pero las cifras dan cuenta de los elevados costes que hay asociados a la cadena de suministro en aquellas compañías que son adalides de la sostenibilidad”, explica Tobias Stelzer, director de ventas de Bazaarvoice para Alemania, Austria, Suiza, Holanda, Bélgica y Luxemburgo.

Aun así, que las marcas se tomen la molestia de orientar sus estrategias a los deseos del consumidor lleva aparejadas también unas cuantas ventajas.

“Sólo cuando las empresas escuchan a los consumidores, están verdaderamente en posición de poner en sus manos lo que estos desean. Y ello se traduce inevitablemente en un incremento de la lealtad de marca”, subraya Stelzer.

La sostenibilidad no es algo que compete, de todos modos, única y exclusivamente a las empresas. El 31% de los consumidores considera que para que haya de verdad cambios en naturaleza medioambiental son necesarias nuevas leyes.

Aun así, y conscientes de que las leyes son de “parto” lento, el 94% de las compañías toma la iniciativa y exige a los fabricantes que forman parte de su cadena de suministro productos más sostenibles.

Te recomendamos

Dmexco 2019

Miami Ad School

Outbrain

T2O

Compartir