Anunciantes

El denominado "etiquetado semáforo" y sus triquiñuelas

Las artimañas de las marcas para hacer pasar por saludables alimentos que no lo son

alimentosEn Francia y en Reino Unido los envases de los alimentos están provistos de un etiquetado que, a modo de semáforo, advierte a los consumidores de la salubridad (o insalubridad) de lo que hay en el interior.

Echando mano de los colores rojo (contenido alto), amarillo (contenido medio) y verde (contenido bajo), este etiquetado informa al consumidor de la proporción de azúcares, sales, grasas, y grasas saturadas en los alimentos (tomando como referencia una cantidad de 100 gramos).

En algunos países se ha discutido largo y tendido sobre la introducción del denominado “etiquetado semáforo”, que distaría mucho de ser idóneo, según algunos expertos en nutrición y alimentación.

Sin embargo, y haciendo caso omiso a las críticas vertidas contra este tipo de etiquetado (que no podría coto en modo alguno a la obesidad), las grandes empresas alimentarias (Coca-Cola, Mars, Pepsico, Mondelez, Nestlé y Unilever) han presentado ante la Comisión Europea sus propios y controvertidos planes para el lanzamiento de un “etiquetado semáforo” que, diseñado “ad hoc”, califica de saludables alimentos como la crema de chocolate o las patatas fritas.

belvita

A diferencia del “etiquetado semáforo” original (el que está vigente actualmente en Reino Unido Francia y que utiliza como referencia una cantidad de 100 gramos de producto), el etiquetado propuesto por los gigantes de la alimentación emplea como referencia los valores nutricionales de “una porción”.

Ni que decir tiene que lo que es o no “una porción” es algo que los fabricantes determinan a su antojo (para salir así bien parados a ojos del consumidor).

Si en el “etiquetado semáforo” original se activa el color rojo cuando el alimento contiene más de un 15% de azúcar (por 100 gramos de producto), en el etiquetado propuesto por Nestlé, Unilever y compañía sólo saltan las alarmas cuando en porciones de no más de 60 gramos hay más de 13,5 gramos de azúcar.

La organización alemana de consumidores Foodwatch no ha dudado en calificar de “totalmente irreal” y "absurda" la propuesta que las grandes empresas de alimentación han puesto sobre la mesa a la Comisión Europea.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir