Anunciantes

Así se adaptan las marcas al nuevo modelo de marketing de 24 horas al día y 7 días a la semana

Así se adaptan las marcas al nuevo modelo de marketing de 24 horas al día y 7 días a la semanaEn la nueva era de la conectividad, las marcas están obligadas a pensar más allá del tradicional horario de oficina de 9 a 18 horas. Con el advenimiento de las omnipresentes redes sociales, los horarios han dejado de tener sentido en el marketing para unas marcas que están obligadas a estar permanentemente conectadas no sólo para responder al consumidor sino también para reaccionar a eventuales crisis.

Ésta es la realidad con la que se enfrentan en la actualidad las marcas. El problema es que tanto los anunciantes como las agencias no tienen suficiente personal para hacer piruetas en torno a unas jornadas laborales que parecen estirarse como el chicle. Y es que, pasar de la teoría a la práctica en el nuevo modelo de marketing 24/7 es más difícil de lo parece.

“Las marcas necesitan sistematizar la creación de contenidos para los social media”, explica Noah Brier, CEO de Percolate, en declaraciones a Digiday. “No es que vayan a necesitar tuitear a cada momento, pero las grandes marcas va a necesitan desarrollar estrategias para movilizarse rápidamente en estas plataformas. Se trata de detectar una oportunidad en un determinado momento y crear contenido justo en ese momento”, añade.

Eso significa una manera radicalmente diferente de abordar el “día a día” de las marcas. “El modelo de trabajo de 9 a 18 horas tiene necesariamente que cambiar si las marcas quieren estar disponibles las 24 horas del día, los 7 días de la semana”, apunta Sabrina Caluori, vicepresidenta de Social Media y Performance Marketing de HBO.

Las marcas están descubriendo la necesidad de existir más allá de lo “programado” con antelación y están prestando atención a los datos y al momento en que el consumidor interactúa en mayor o menor medida con ellas. Los fines de semana se revelan, por ejemplo, según múltiples estudios como el momento perfecto para interactuar con el consumidor a través de Twitter. Y esto es algo completamente nuevo para las marcas porque, hasta ahora, éstas nunca han trabajado durante los fines de semana.

Tammy Gordon, directora de Comunicación en los Social Media de AARP, indica que en su empresa cuenta con seis personas trabajando en la que ella denomina “zona de defensa”. Cada una de ellas se encarga de un día de lunes a viernes y todos trabajan el sábado para prestar de esta manera atención a los social media durante un periodo de 24 horas. Aunque ninguna de estas personas permanece despierta toda la noche, saben que desde que se levantan hasta que se van a la cama tienen que estar monitorizando y respondiendo a los usuarios en Twitter, apunta Gordon.

“Todo esto forma parte de nuestro flujo de trabajo, pero también de nuestros flujos vitales”, subraya Gordon. “Y para hacerlo necesitas comenzar estableciendo límites entre la vida personal y profesional. Durante la jornada laboral, asumes que tenemos los cuatro sentidos puestos en los social media. Y cuando regresas a casa, no necesitas consultar Twitter a cada minuto, sino hacerlo sólo de vez en cuando. De esta manera, no parece que estés realmente trabajando. De hecho, te sientes bien cuando echas una ojeada y no ves que no hay ningún problema”, dice.

Aunque las marcas reconocen que los horarios de oficina de 9 a 18 horas han pasado a la historia, admiten también que no siempre se necesita responder al consumidor de manera instantánea. Se trata más bien de examinar de cerca los hábitos de las comunidades virtuales de la marca y de desarrollar patrones para publicar contenidos en los momentos del día en que la gente es más proclive a compartir dicho contenido, indica Tyler Fonda, director de estrategia de Gotham.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir