Anunciantes

AUMENTA LA CONFIANZA, PERO EL CONSUMO SIGUE RETRAÍDO

El mundo está saliendo de la crisis económica, y con ello, la confianza de los consumidores vuelve a aumentar, según el Índice Global de Confianza de los Consumidores Nielsen, que pasa de los 77 puntos de abril a 86 en octubre. En Brasil y los principales mercados asiáticos aumenta por encima de dos dígitos, al tiempo que Estados Unidos registra el primer aumento en su índice de confianza de los consumidores desde 2007. No obstante, España se coloca entre los países más pesimistas, dos puntos por debajo de la media europea y doce menos que la media global. Pese a esta vuelta al optimismo, los consumidores siguen contenidos en sus compras y mantienen dudas sobre cómo gastar su dinero, hasta el punto de que en algunos países los hábitos de compra parecen haber cambiado profundamente.

India, Indonesia y Noruega se mantienen como los países con mayor índice de confianza, y Japón y Lituania como los más pesimistas. Comparado con el índice de hace seis meses, la confianza de los consumidores aumenta en 45 de los 52 países analizados (Ucrania y Arabia Saudí se han incorporado en esta oleada al estudio). En abril, el Nielsen Consumer Confidence Index marcó su punto más bajo, con 77 puntos, pero los planes generales de estímulo económico parece que comenzaron a tener efectos positivos durante el segundo y tercer trimestre del año, y con ellos la confianza de los consumidores empieza a recuperarse.

España, entre los más pesimistas
Ya se ha señalado que España es de los pocos países donde el índice de confianza ha descendido, dos puntos respecto a octubre de 2008, quedando en 74 puntos, dos por debajo de la media europea de 76, y doce menos que la media global de 86.

El índice de confianza de los españoles es superior a los 53 puntos de Portugal, y está por encima de los 67 de Francia o los 66 de Irlanda; aunque se sitúa por debajo de los 78 puntos de Italia, los 77 de Alemania, y los 75 del Reino Unido. Claro que si hace seis meses la confianza de los españoles estaba cinco puntos por debajo de la media global, ahora se sitúa doce puntos por debajo de esa media.

La baja confianza de los españoles muestra que no se sienten seguros: un 72% considera que no es el momento adecuado para comprar cosas; el 58% cree que sus finanzas personales serán malas o muy malas en los próximos doce meses; y el 68% ve su futuro laboral como malo o muy malo, por un 24% que las considera buenas o el 4% que las ve excelentes. En todos estos casos las opiniones de los españoles son bastante más negativas que la media global.

De hecho, el 47% de los españoles participantes en el estudio indican que el dinero que les queda una vez cubiertas sus necesidades fundamentales lo destinan sobre todo a ahorrar; y otro 30% señala que paga deudas o préstamos. Un 33% dice destinarlo a vacaciones, el 31% a ropa, 27% declara que ese dinero “sobrante” lo gasta en ocio fuera de casa, el 24% en comprar ropa, un 26% en mejoras de la casa y decoración, y el 24% en novedades tecnológicas. Un 13% señala que no les queda nada una vez cubiertas sus necesidades, y el 10% lo destina a planes de pensiones.

Los temas económicos dominan las principales preocupaciones de los españoles: la mayor preocupación es el temor a perder su empleo, citado en primer o segundo lugar por el 48%; seguida de la economía, con el 37%. En ambos casos son porcentajes mucho más altos que hace un año, cuando la seguridad laboral la mencionaba el 32%, y la economía un 31%. El resto de las preocupaciones quedan muy por debajo: el 21% cita la salud; el 18% las subidas de precio del gas, electricidad y otros servicios básicos; el 14% el tratar de lograr un buen balance entre vida profesional y laboral; y el 13% cita las deudas y la educación y bienestar de sus hijos de sus hijos.

El 92% de los españoles opina que el país se encuentra en recesión, y sólo el 22% piensa que saldrá de ella en los próximos 12 meses, frente al 59% que cree que tardará más tiempo.

Un 68% de los españoles participantes en el estudio señala que ha cambiado sus hábitos de consumo en el último año tratando de gastar menos, frente al 32% que lo niega. Entre las medidas tomadas para ahorrar, destaca el comprar menos ropa, citado por el 65%; reducir su ocio fuera del hogar, un 64%; y comprar productos de marcas más baratas, un 63%.

Cuando termine la crisis, algunas de estas medidas de ahorro se piensan seguir llevando a cabo, sobre todo el reducir gastos en teléfono, gas y electricidad, citadas por un 35%; comprar productos de marcas más baratas, un 24%; comprar menos ropa, que menciona un 22%; y usar menos el coche, señalado por el 19%. Pero sólo el 3% piensa seguir ahorrando por la renuncia a sus vacaciones anuales, el 7% en demorar la sustitución de los principales artículos del hogar, un 11% en comprar marcas más baratas, y el 16% en ocio fuera del hogar.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir