Anunciantes

Aunque la mona se ponga Nivea, ¿mona se queda?

Aunque la mona se ponga Nivea, ¿mona se queda?Tiene más 100 años sobre sus espaldas, nuestras abuelas y nuestras madres ya la utilizaban y ello le ha conferido el estatus de marca icónica. Nivea es sin lugar a dudas una marca de culto, sobre todo en su país de origen, Alemania, donde la confianza en los productos de esta compañía es prácticamente ciega. Pero, ¿hasta qué punto se fundamenta esta confianza en datos reales? El programa Markencheck, emitido recientemente por la cadena pública alemana ARD, trata de responder a esta pregunta.

En Alemania muchos consumidores han crecido desde niños utilizando los productos cosméticos de Nivea, por lo que su confianza en esta marca es máxima. “Es en realidad el sueño al que toda marca aspira“, subraya en el sociólogo especialista en marcas Arnd Zschiesche.

Y cuando la confianza en una marca es máxima, el cliente es muy fácil de engañar. ¿La prueba de ello? Markencheck dio a probar a cuatro mujeres dos tipos de champú: uno era el champú “Diamond Gloss” de Nivea y otro un champú de características similares de una marca blanca. Lo que no sabían estas cuatro mujeres es que dentro de ambas botellas de champú estaba en realidad el mismo producto: el champú de marca blanca.

Las cuatro mujeres participantes en esta prueba se lavaron la mitad de su cabeza con el supuesto champú de Nivea y la otra mitad con el champú de marca blanca. ¿La conclusión? Que tras lavarse la cabeza con estos dos champús, las cuatro mujeres quedaron completamente convencidas de que habían obtenido más brillo en el pelo con el champú con la falsa etiqueta de Nivea.

Las investigaciones sobre el supuesto poder abrillantador del champú “Diamond Gloss” de Nivea no se quedaron aquí y los reporteros de Markencheck lo hicieron analizar en el instituto especializado DWI junto a otros dos champús: el champú “Nivea Classic” y un champú de marca blanca para aportar brillo al cabello. Con este último tipo de champú, el cabello pierde un 12% de su brillo, y con el champú “Nivea Classic” el brillo del cabello se reduce en un 3%. Sólo el champú “Diamond Gloss” de Nivea es capaz de aumentar el brillo del cabello en un 4%. Puede que la confianza del consumidor en Nivea sea excesivamente ciega, pero lo cierto es que al menos en este producto la famosa marca no miente a sus clientes.

Donde sí hay una pequeña “mentirijlla” es en el nombre del champú, “Diamond Gloss”, que no contiene en realidad un ápice de polvo de diamantes. Y menos mal que no está elaborado con diamantes porque si así fuera, dañaría notablemente el cuero cabelludo del usuario, aseguran los expertos.

Otro de los productos de Nivea que Markencheck pone bajo la lupa en su reportaje es el desodorante “Stress Protect”. Para poner a prueba este producto, los reporteros de Markencheck utilizaron como conejillos de indias a cinco personas que, tanto por motivos personales como laborales, estaban acostumbradas a padecer estrés durante su vida diaria. Los participantes en esta pequeña prueba utilizaron durante un periodo de dos semanas el desodorante “Stress Protect” en una axila y un desodorante de marca blanca en la otra axila. ¿El resultado del test? Que tras las dos semanas que duró la prueba, sólo uno de los cinco participantes dijo haber notado la mayor eficacia del desodorante “Stress Protect” de Nivea. El resto no apreció diferencia alguna con el desodorante de marca blanca.

En el reportaje encontramos también más dardos contra Nivea, particularmente contra la gama de productos “Pure & Natural” de la famosa marca alemana. En esta gama de productos supuestamente naturales es posible encontrar sustancias capaces de desencadenar alergias como la metilisotiazolinona. Y en una crema que asegura tener “un 95% de ingredientes naturales” se puede hallar incluso butilfenil, metilpropional, metilpropanediol, alcohol denat y carbono de sodio. Y eso a pesar de que en el envase de la crema se asegura por activa y por pasiva que el producto está libre de sustancias alérgicas.

La crema para cutis masculino “Nivea Skin Energy” es puesta también en la picota en Markencheck y no sale demasiado bien parada. Tres hombres se aplicaron por la noche esta crema en una mitad del rostro y, al levantarse, ninguno de ellos apreció los supuestos efectos energizantes del producto sobre su piel.

El apartado referente al packaging tampoco deja en muy buen lugar a los productos de Nivea. Y es que, tras un análisis minucioso, es posible constatar que los envases de Nivea son un 75% más grandes de lo que su contenido real demanda. Y no sólo eso, el 30% de los envases utilizados por Nivea contienen un 30% más de aire del necesario.

Finalmente, Markencheck analiza en su reportaje sobre Nivea las condiciones laborales de los empleados de la famosa marca. Si nos fijamos en las fábricas de Nivea en Alemania, no encontramos nada que arroje ninguna duda sobre la compañía. Bien distinta es la imagen cuando las cámaras de Markencheck se trasladan a Nueva Delhi (India), donde Nivea tiene una fábrica en la que los empleados tienen una jornada laboral de 12 horas, trabajan 6 días a las semana, muchas veces sin seguro de enfermedad, y lo hacen por apenas 60 euros al mes.

Está claro que en la aparentemente inmaculada Nivea no es oro todo lo que reluce, pero ¿acaso es la situación distinta en otras marcas?

Para ver el reportaje, pulse aquí.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir