Anunciantes

AUTOCONTROL FALLA A FAVOR DEL GRUPO LECHE PASCUAL EN SU CONTENCIOSO CON DANONE

Nota de Prensa:

La Sección 3ª del Jurado de Autocontrol de la Publicidad ha resuelto desestimar la reclamación presentada por la Asociación Española de Fabricantes de Yogur (AEFY), de la que Danone es miembro destacado, que solicitaba la declaración de ilegalidad de ciertas expresiones utilizadas por el Grupo Leche Pascual en la publicidad sobre sus yogures de larga vida. En concreto, la resolución se pronuncia sobre una campaña publicitaria del Grupo Leche Pascual en la que se destacan las ventajas del “yogur de larga vida” de Pascual frente a los “yogures de corta vida”. La publicidad destaca igualmente las “molestias”, “limitaciones” y “ataduras” del yogur de corta vida derivadas de su dependencia del frío y menor duración. Finalmente, el Grupo Leche Pascual califica a su yogur pasteurizado como “la salud que dura”. Todas estas alegaciones fueron impugnadas por la AEFY.

En su resolución, el Jurado de Autocontrol de la Publicidad ha rechazado las alegaciones contra el Grupo Leche Pascual. La expresión “yogur de larga vida” es declarada lícita al ser expresiva de una característica esencial y veraz de este tipo o modalidad de yogur. Los mismos argumentos utiliza el jurado en relación a la expresión “yogur de corta vida” al referirse al yogur tradicional, ya que no supone, como pretendía AEFY, una denigración de dicho producto, sino que pretende destacar las consecuencias derivadas de la mayor duración de los yogures pasteurizados después de la fermentación, frente a la menor duración de los yogures tradicionales

Por otro lado, la expresión “la salud que dura” ha resultado declarada por Autocontrol lícita y veraz, toda vez que un consumidor medio la entenderá como una doble alusión, a los beneficiosos efectos sobre la salud que posee el consumo del producto promocionado y a la mayor duración de este producto frente al yogur tradicional, como por otro lado ha sido acreditado por Leche Pascual. Por último, las referencias publicitarias a las “molestias”, “limitaciones” y “ataduras” del yogur de corta vida, derivadas de su dependencia del frío y menor duración, son igualmente declaradas lícitas, en tanto que se refieren genéricamente a la modalidad del yogur tradicional de corta vida y resultan exactas, verdaderas y pertinentes.

El yogur de larga vida: un alimento de futuro
Los yogures pasteurizados después de la fermentación, al igual que todos los tipos de yogures, se elaboran añadiendo a la leche los fermentos Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus. El yogur de larga vida o pasteurizado posee las mismas cualidades químicas y nutritivas que el yogur de corta vida. La única diferencia entre ambos tipos de yogur es que, una vez terminada la fermentación, el yogur pasteurizado se somete a la acción del calor. Además, el yogur Pascual se elabora con leche fresca de la más alta calidad recogida diariamente, mientras que en otros casos se incorporan derivados lácteos en polvo.

En este contexto, se ha demostrado que las bacterias características del yogur no colonizan el intestino y no influyen en el equilibrio de la flora microbiana intestinal. Un reciente estudio de científicos españoles del Hospital Ramón y Cajal, realizado con 114 voluntarios, concluye que ambos tipos de yogur tienen los mismos beneficios para el consumidor, lo que hace irrelevante la presencia o no de bacterias.

De esta forma, los yogures de larga vida ofrecen una serie de ventajas al permitir su conservación sin necesidad de frío durante un mayor tiempo (cuatro meses) y, de forma general, ahorrar costes, consumo energético y ganar en comodidad, además de asegurar el abastecimiento continuado de yogures en los puntos de distribución, superando los problemas que en este sentido plantea el yogur de corta vida.

Te recomendamos
En otras webs

Enamorando

014

Ojo

Hotwire

Compartir