Anunciantes

BARACK OBAMA, UN PRESIDENTE CONVERTIDO EN LÍDER DE MASAS GRACIAS AL MARKETING

La popularidad de Barack Obama subió como la espuma en los últimos meses. Comenzó siendo, durante las primarias, el adversario desconocido de Hillary Clinton por el que nadie apostaba y, sin embargo, gracias a una impresionante campaña de marketing que no ha escatimado en medios, ha logrado convertirse en una marca, símbolo de cambio y progreso para Estados Unidos.

Las claves de tal ascenso radican en varios puntos. En primer lugar, elegir el público y los medios adecuados para difundir su mensaje. La campaña ha estado dirigida fundamentalmente a los jóvenes. Por este motivo se ha servido de internet como principal canal: página web propia, presencia en redes sociales, vídeos en YouTube, posicionamiento en buscadores online…

Respecto a su página web, no sólo ha servido para atraer el voto de sus simpatizantes sino también para financiar parte de su campaña, por medio de las aportaciones que quisieran hacer los usuarios. Además, se les animaba para contribuir con sus ideas a su propaganda política.

Tal estrategia contribuyó a que el candidato demócrata consiguiera recaudar una cifra récord, que le permitiría comprar 30 minutos de publicidad en televisión. El presupuesto destinado a marketing por parte de Obama asciende a 600 millones de dólares (480 millones de euros), siete veces más que su rival en las urnas John McCain, que ha invertido 84 millones de dólares (67 millones de euros), según informa Expansión.

Otros de los colectivos hacia los cuales el político se ha dirigido en su campaña han sido los hispanos, a los que se dirigió en español para solicitar su voto, y los afroamericanos a quienes ha intentado a traer apoyándose en la iglesia.

Por otro lado, han jugado un papel decisivo en su carrera hacia la Casa Blanca, los mensajes cortos pero reiterativos y con una importante carga semántica como: “Yes, we can”, que ha funcionado como principal reclamo.

Y finalmente, el logotipo confeccionado para Obama no ha podido ser más acertado. Juega con los colores de la bandera americana y la inicial del candidato a la presidencia de EEUU, y trata de representar un amanecer, en referencia al cambio, a una nueva etapa, conceptos sobre los que ha girado todo su discurso.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir