Anunciantes

Beckenbauer, de héroe a codicioso villano pagado "a hurtadillas" por los sponsors

beckenbauerFranz Beckenbauer fue en su día un auténtico héroe nacional en su Alemania natal, pero el Mundial de Fútbol 2006 y sus mil y un tejemanejes, en los que el "káiser" del fútbol teutón habría desempeñado un papel protagonista, están despojando al germano de su aura de ídolo intocable.

El semanario Spiegel publicaba ayer que el ex futbolista habría recibido unos suculentos honorarios como presidente del comité organizador del Mundial de Alemania 2006, algo que no tendría a priori nada de malo si Beckenbauer no hubiera asegurado con anterioridad que su labor entonces fue realizada completamente "ad honorem".

Poco después de que Spiegel hiciera saltar la liebre, la Federación Alemana de Fútbol (DFB) confirmó la información adelantada previamente por el semanario y aseguró que Beckenbauer percibió 5,5 millones de euros por parte de la empresa de apuestas Oddset, patrocinador de la DFB, por conceptos no aclarados y relacionados supuestamente con su cargo honorífico en el Mundial de Fútbol 2006. ¿Lo más sospechoso de todo? Que Oddset ingresó esta cuantiosa suma en la cuenta corriente de Beckenbauer antes de la celebración del Campeonato Mundial de Fútbol de Alemania.

En su día Beckenbauer sostuvo que su cargo como presidente del comité organizador del Mundial de Alemania era meramente honorífico. Sin embargo, el contrato original firmado por el “káiser” el 14 de octubre de 2004, incluye bonos por desempeño.

Esta nueva información viene a echar más leña al fuego a las sospechas de corrupción sobre el Mundial de Fútbol 2006 y al abono en circunstancias no aclaradas realizado en su momento por el máximo responsable de Adidas, Louis Dreyfus, a la FIFA.

La cantidad que Oddset depositó en los bolsillos de Beckenbauer se habría realizado a cambio de la participación del alemán en las campañas publicitarias de la empresa de apuestas, según la DFB.

Tiene, no obstante, bastante poco sentido (y huele, por la tanto, a chamusquina) que Oddset y Beckenbauer no hubieran firmado en tal caso un contrato privado, dejando al margen a la DFB.

Los 5,5 millones cobrados por Beckenbauer, que efectivamente protagonizó varias campañas publicitarias para Oddset, no fueron declarados por la DFB hasta cuatro años después, en el año 2010, tras una inspección llevada a cabo por el fisco alemán.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir