Anunciantes

BMW, Volkswagen y Audi entre los damnificados por Trump

concesionarioEl presente panorama que se vive en EE.UU. con la elección de su nuevo presidente trae inevitablemente dudas en cuanto a sus políticas económicas. Esta incertidumbre la está viviendo el sector automovilístico, el que podría sufrir importantes cambios.

Entre las abusivas y racistas políticas que Trump trae bajo el brazo están las de imponer tarifas del 45% a los productos importados desde México y China. Por ello, entidades como Audi, BMW, Ford, Toyota o Volkswagen están pendientes de la situación, puesto que esta industria convirtió a México en un pilar esencial para su crecimiento en esa zona de América.

Dichos fabricantes están barajando el trasladar a México parte de su producción para abaratar costes en los procesos de producción y, posteriormente, exportarlos a EEUU, obteniendo de esta manera un mayor margen de beneficio.

Con estas políticas que Trump pretende instaurar en el proyecto de su nueva América, lo que va a conseguir es el efecto rebote, no solo en la industria automovilística, sino en muchas otras que suponen un amplio porcentaje de la economía y que terminarán huyendo de alguna manera de ese territorio, que terminará por cercarse de puertas para dentro, eliminando cualquier resquicio de avance para su sociedad.

Un dato interesante es que la industria del automóvil ha experimentado un crecimiento importante en México en la última década, superando en este año los 3,5 millones de vehículos producidos. Y las cifras pronostican un futuro aún mejor; adelanta que en 2017 se alcanzarán los 4,17 millones de coches producidos o, lo que es lo mismo, duplicarán la producción de 2007.

Firmas como BMW, quien está construyendo su planta en México, o Audi, que ya comenzó las obras el pasado septiembre, han mostrado públicamente su descontento. Así como ya lo hizo Ford, quien se convirtió en el centro de las críticas de Trump durante su campaña electoral.

Esta marca afirmó que trasladaría desde Michigan a México la producción de 2 de sus modelos de vehículos, contra lo que Trump arremetió diciendo que despediría a sus trabajadores de EEUU. Ante esta situación, Ford no tardó en desmentir – o enmendar – lo dicho sosteniendo que, “su casa está aquí – en EEUU -, y siempre estará aquí”.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir