líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las botellas de plástico adelgazan en pro de la sostenibilidad

Las botellas de plástico de Coca-Cola se ponen a dieta y son ahora más ligeras y delgadas

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

En los últimos años las botellas de Coca-Cola ha adelgazado notablemente. Hace una década esas botellas pesaban 27 gramos, mientras que el año pasado su peso era de 21 gramos. Y actualmente estrenan nuevo peso: apenas 18,6 gramos.

Consciente de que los envases de plástico de un solo uso hacen un flaco favor al medio ambiente, Coca-Cola ha estrenado al otro lado del charco botellas de plástico que son ahora 2,5 gramos más ligeras que lo eran otrora (si bien la marca no contempla por ahora prescindir de este tipo de envases).

El nuevo diseño afecta a las botellas de 12 onzas (354 mililitros) de Coca-Cola, Fanta y Sprite (que pertenecen también al porfolio de la multinacional oriunda de Atlanta).

La nueva botella de plástico de Coca-Cola pierde los elementos tridimensionales otrora emplazados en su parte inferior, mientras que la remozada botella de Fanta desplaza la etiqueta de la parte inferior a la parte superior en aras de una mayor visibilidad de marca. La parte inferior de la nueva botella de Fanta es dueña de una textura rugosa que recuerda hasta cierto punto a las burbujas alojadas en los envases.

Mucho más sutiles son los cambios efectuados en la botella de Sprite, donde se aprecian solo pequeñas modificaciones en su diseño en la parte superior e inferior.

Aunque las tres botellas son dueñas de diseños diferentes, su «look» mantiene cierta uniformidad por su diseño ergonómico y el emplazamiento de la etiqueta a la misma altura.

En los últimos años las botellas de Coca-Cola ha adelgazado notablemente. Hace aproximadamente una década tales botellas pesaban 27 gramos, mientras que el año pasado su peso era de 21 gramos. Y actualmente estrenan nuevo peso: apenas 18,6 gramos.

Los cambios efectuados en el packaging de Coca-Cola están alineados con el objetivo de la compañía de reducir la cantidad de plástico virgen PET que se utiliza en sus botellas y aumentar, en cambio, el uso de plástico reciclado PET.

Así y todo, Coca-Cola tiene aún un largo camino que recorrer a la hora de abrazar la sostenibilidad. En 2022 la marca usó apenas un 17% de plástico reciclado PET para la fabricación de sus botellas en Norteamérica y de cara a este año se ha marcado como objetivo elevar ese porcentaje hasta al menos el 20%. Más ambiciosos son sus objetivos con la vista puesta en 2030, cuando Coca-Cola prevé utilizar al menos un 50% de plástico reciclado en sus botellas.

Las botellas de Coca-Cola siguen siendo en buena medida deudoras del plástico virgen

En este sentido, el grueso de la producción de botella de plástico de Coca-Cola echa todavía anclas en el plástico virgen, que es un derivado del petróleo. No obstante, haciendo sus botellas más ligeras, la marca quiere reducir también su dependencia del plástico virgen y, por ende, también del petróleo.

Se estima que las nuevas botellas de Coca-Cola, disponibles por ahora única y exclusivamente en el mercado norteamericano, se traducirán anualmente en una reducción de 81.000 toneladas en las emisiones de CO2, el equivalente a las emisiones generadas por 17.000 automóviles. La transición hacia botellas más ligeras propiciará una mengua en el uso de plástico virgen equivalente a 800 millones de botellas en 2025 (en comparación con las cifras de 2024).

Coca-Cola lleva trabajando en hacer más ligeras sus botellas de plástico desde hace más de una década. El problema es que cuanto más delgadas se hacen sus botellas, más rápido se libera a característica carbonatación de sus refrescos a través del revestimiento de los envases. Las botellas no se quedan de todos modos huérfanas de burbujas de la noche a la mañana simplemente por ser más finas. Cuanto más tiempo permanecen estas sin abrir en las estanterías, más sufre la efervescencia del líquido que alojan. Y menor es, por ende, su vida útil en las estanterías.

Hace unos años por cada gramo que perdían las botellas de Coca-Cola su vida útil se reducía una semana. Sin embargo, ahora la compañía ha podido restar 2,5 gramos a sus botellas sin que que ello disminuya su vida útil en las estanterías gracias a unos complejos ajustes efectuados en las preformas utilizadas para fabricar las botellas.

Coca-Cola comenzó a introducir sus nuevas botellas de plástico en marzo y espera que el proceso de cambio concluya a finales de este año.

La multinacional estadounidense asegura que adelgazar aún más sus botellas es teóricamente posible, pero no es factible por el momento en el plano técnico.

Además, Coca-Cola no desea tampoco que la delgadez de sus botellas sea tan extrema como para llegar a incomodar por su endeblez al consumidor, que se está apercibiendo ya de los cambios en el grosor de los envases.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

El festival internacional de creatividad de White Square anuncia el jurado creativoAnteriorSigueinteGuerra abierta entre marca blanca y fabricantes: "el valor de las marcas es superior al de la distribución"

Contenido patrocinado