líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Una locomotora de juguete protagoniza este spot del Ministerio de Consumo que lucha contra el sexismo

AnunciantesFotograma del spot del Ministerio de Consumo.

El Ministerio de Consumo presenta su campaña #SéMásJuguete

Una locomotora de juguete protagoniza este spot del Ministerio de Consumo que lucha contra el sexismo

Berta Jiménez

Escrito por Berta Jiménez

La pieza #SéMásJuguete, creada por la agencia Kitchen, adopta un tono menos bélico y más emotivo para acabar con los estereotipos sexistas en los juguetes.

Aprovechando que se acerca la Navidad y las ventas de juguetes se disparan, el Ministerio de Consumo ha puesto en marcha una nueva campaña institucional enfocada en acabar con los estereotipos sexistas en los juguetes. La finalidad es promover la igualdad, en línea con lo que ha impulsado esta misma cartera con sus últimas acciones, y fomentar la unión pedagógica del juego.

Bajo el lema «Sé más juguete«, la campaña anima a la población a aprender del único miembro en la ecuación del juego al que no le importa el género de la persona que juega: los propios juguetes. Este año, el spot adopta un tono menos belicista que el año pasado (en el spot los juguetes se pusieron en huelga para denunciar el sexismo) y más emotivo con el objetivo de conectar con un sector más amplio de la población.

Una locomotora de un tren de madera protagoniza el spot narrado por una voz infantil, que va contando los juegos preferidos de esa locomotora en primera persona. «A los juguetes nos da igual si eres niño o niña», finaliza el vídeo.

«Queríamos lanzar un mensaje para concienciar y que la gente empatizara con la campaña de una forma simpática. Y lo hemos hecho dando voz a los más interesados en la cuestión: los propios juguetes», ha comentado Iñaki Bendito, director general creativo y presidente de la agencia Kitchen, que firma la acción.

Si no visualiza correctamente el video embedded, haga clic aquí.

El propósito del Ministerio de Consumo: desterrar los estereotipos sexistas

La campaña se compone de una pieza audiovisual principal de 75 segundos, producida por McNulty y realizada por Rodrigo Rodríguez, y se amplifica con diversas piezas en redes sociales que buscan informar sobre sobre las distintas habilidades que potencia cada tipo de juguete.

Según el informe técnico que presentó el Ministerio con la campaña, «el juego es una parte importante del desarrollo cognitivo, emocional y social de niños y niñas, y los juguetes nos permiten desde edades tempranas desarrollar una serie de habilidades y competencias dirigidas a la formación integral de la persona en todos los ámbitos de la vida».

Además, #SéMásJuguete se suma a las acciones que el Ministerio de Consumo viene desarrollando desde su creación en esta materia, como el nuevo Código de Autorregulación de la Publicidad Infantil de Juguetes que entró en vigor el pasado 1 de diciembre, un acuerdo firmado por el Ministerio de Consumo, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) y Autocontrol con el objetivo de que la comunicación comercial de juguetes evite sesgos y roles de género, así como la representación sexualizada de las niñas.

Campaña Ministerio Consumo

Ficha técnica

Agencia: Kitchen
Anunciante: Ministerio de Consumo. Gobierno de España.
Contacto del cliente: Daniel Ayllón, Ana Vázquez, Paula Velasco y Carlos Escobero
Director General Creativo y Presidente: Iñaki Bendito
Directora General de Estrategia Creativa: Gema Arias
Director General de Estrategia de Marca: Nacho Tovar
Dirección Creativa: Aida Pozuelo y Sergio Sánchez Caballero
Redacción: Sergio Sánchez Caballero y Ane Armentia
Dirección de Arte: Aida Pozuelo y Samuel Rico
Directora de Cuentas: Sara Arias
Ejecutivo de Cuentas: Carlos Subiris
Productora: Mcnulty
Realizador: Rodrigo Rodríguez
Director de Fotografía: Rafael G. Arroyo
Producer: Sergio Huerta
Sonido: Sonomedia

 

MFE, el holding mediático de Berlusconi, quiere echar el guante a la empresa alemana ProSiebenSat.1AnteriorSigueinteEsta delirante variante de la cerveza Desperados sabe a pastel de Navidad (y a riñas familiares)

Contenido patrocinado