Anunciantes

Chile no da opción a Kinder y McDonald's a la hora de combatir la obesidad infantil

kinder-sorpresaChile se posiciona como el segundo país con mayor número de obesos de América Latina por lo que el Gobierno ha decidido tomar cartas en el asunto. A partir del próximo 27 de junio Kinder Sorpresa, el popular huevo de chocolate que contiene un juguete en su interior quedará prohibido, y McDonald’s tendrá que modificar el etiquetado de su Happy Meal.

El objetivo que se persigue es frenar el avance de la obesidad infantil regulando de forma más estricta la información nutricional y la publicidad de los alimentos destinados a los más pequeños según recogen desde el diario El Mundo.

Los datos ofrecidos por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) han revelado que el 9,5% de los niños chilenos menores de cinco años son obesos. Pero la cifra que ha encendido todas las alarmas procede del Ministerio de Salud de Chile desde donde afirman que el porcentaje de niños y niñas con edades comprendidas entre los cero y los siete años con obesidad está por encima del 30%.

En la ley se recoge la prohibición de alimentos que contengan los denominados como “nutrientes críticos” promocionados con juguetes.

“El Kinder Sorpresa tiene un gancho y no podrá ser vendido en nuestro país. La cajita de McDonald’s (Happy Meal) tiene alta cantidad de sal, azúcar y grasas saturadas y no puede ser entregado en un gancho comercial”, afirma Tito Pizarro, jefe del Departamento de Políticas Públicas del Ministerio de Salud.

Una medida que ha causado diferentes reacciones

Muchos piensan que el Gobierno no debería inmiscuirse de esta forma en la vida de los ciudadanos imponiendo una prohibición cuando el problema procede de una carencia en educación alimenticia y hábitos saludables.

En el otro lado nos encontramos con opiniones que aplauden la decisión considerando que la publicidad con juguetes de este tipo de productos es engañosa para los niños. Muchos padres consideran que los más pequeños no son capaces de discernir qué es apropiado o no para su alimentación y consumen estos productos gracias a las estrategias de promoción.

No han faltado las críticas hacia otros productos como el tabaco y alcohol. De ambos se conocen sus consecuencias en nuestra salud pero son permitidos por los gobiernos amén de contar con un alto gravamen en impuestos.

La polémica está servida ante una medida que cuenta casi a partes iguales con detractores y defensores.

¿Estaría de acuerdo con una ley similar en España?

A principios de año la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicaba un informe en el que se alertaba de que la obesidad se ha duplicado en los países pobres. De los 42 millones de niños y niñas menores de cinco años que padecen sobrepeso en el mundo vemos que el 83% procede de países con ingresos medios y bajos.

La OMS alerta de que el menor no es el responsable ya que es una cuestión de los hábitos alimenticios seguidos en casa y colegios. El informe relata que de todos los niños obesos registrados en 2014, el 48% de ellos vivía en Asia.

Expertos en nutrición señalaban en 2014 que España se erigía como el tercer país europeo con mayor número de menores obesos. Una pandemia en pleno siglo XXI que según la OMS afecta entre el 10% y el 36% de los niños en edad escolar.

La obesidad infantil es uno de los grandes problemas y retos de la salud pública y los gobiernos cada vez cierran más sus fauces sobre las marcas a las que responsabilizan en parte por la publicidad emitida y los ingredientes con los que elaboran los productos destinados a los menores. ¿Será Chile el inicio de una revolución en pos de la buena alimentación? Quizás las marcas deberían comenzar a replantearse su situación antes de que tengan que hacerlo obligadas por alguna ley.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir