Anunciantes

Coca-Cola no quiere vivir a la sombra de su marca de cabecera

Coca-Cola quiere "burbujear" más allá de la legendaria marca que le da nombre

Coca-Cola, que sigue perdiendo valor en el ranking de Interbrand, quiere desgajar su crecimiento de la icónica bebida refrescante que le presta su nombre.

coca-colaAntaño Coca-Cola era una de las marcas más poderosas del mundo y nadie osaba hacer sombra a la icónica compañía con sede en Atlanta. Hasta 2013 ninguna otra marca era más valiosa que Coca-Cola. Después vendría Apple y la célebre marca de bebidas refrescantes comenzó a resbalarse pendiente hacia abajo en el ranking de las empresas más valiosas del mundo de Interbrand.

A día de hoy Coca-Cola se jacta se ser la única empresa de gran consumo que en el Top 10 de Interbrand (dominado actualmente casi única y exclusivamente por compañías del ramo tecnológico).

Sin embargo, en el último año el valor de la marca Coca-Cola se contrajo en un 5% hasta los 66.000 millones de dólares (retrocediendo al que fuera su valor en el año 2008).

Por el contrario, Apple, la primera marca de la lista en el ranking de Interbrand, vio cómo su valor aumentaba en los últimos doce meses en un 16% hasta  sobrepasar los 214.000 millones de dólares.

Aun así, Coca-Cola no contempla su pérdida de valor de manera tan trágica como cabría suponer a priori. Al fin y al cabo, “la empresa Coca-Cola es más grande que la marca que le da nombre”, recalca James Quincey, CEO de la multinacional estadounidense.

Pese que Coca-Cola será siempre “la alma y el corazón” de la compañía capitaneada por Quincey, ésta quiere crecer más allá de la que fue su simiente allá por el año 1886. Agarrarse como un clavo ardiendo por puro sentimentalismo a la marca que lo originó todo es algo que Coca-Cola (y sus dirigentes) no pueden permitirse.

Además, que el valor de su marca no esté ya por los nubes (como acostumbrara otrora) no quiere decir que a la Coca-Cola le vayan mal las cosas ni mucho menos. En 2017 la facturación orgánica de la compañía estadounidense pegó una zancada del 3% en todo el mundo hasta llegar a los 35.400 millones de dólares.

La intención de Quincey es reestructurar Coca-Cola y convertirla en una “total beverage company” capaz de brindar al consumidor la bebida adecuada para cada situación.

Mediante las adquisiciones, Coca-Cola tiene a día de hoy presencia en el universo de las bebidas energéticas, los productos de origen vegetal, el agua y hasta el café.

Quincey está al mando de un vastísimo imperio que cobija en su seno más de 500 marcas individuales.

Hace poco la compañía adquirió, por ejemplo, la cadena de cafeterías Costa (número dos tras Starbucks) por más de 4.000 millones de euros. Y como su rival Pepsico, la empresa está cada vez más involucrada en el segmento de las bebidas no azucaradas.

Coca-Cola no es la única marca de gran consumo que pierde relevancia en el ranking de Interbrand. Gillette, filial de P&G, lleva perdiendo valor desde hace años y actualmente está emplazada en el puesto número 28 de la lista. Hace cinco años estaba aún aupada a la 16ª plaza.

También Kelloggs’s ha visto mermado notablemente su valor en el ranking de Interbrand. Mejor paradas salen en la lista Pampers (propiedad de P&G) y sobre todo Pepsi. El eterno rival de Coca-Cola va ganando posiciones de manera ininterrumpida en el ranking de Interbrand (y recortando, por lo tanto, posiciones, con su enemigo acérrimo).

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir