Anunciantes

La compañía se ha puesto unos exigentes retos medioambientales

Coca-Cola quiere liderar la reducción de desechos plásticos

Coca-Cola quiere liderar la reducción de desechos plásticosCoca-Cola ha decidido incrementar sus esfuerzos en reciclaje. La compañía, que opera en más de 200 países, se ha puesto la meta de reciclar cada botella o lata que sea vendida para 2030, así como convertirse en la corporación líder en reducción de desechos de plástico, que acaban ensuciando océanos y cursos fluviales. Así lo ha afirmado James Quincey, CEO de Coca-Cola, como parte de la campaña para limpiar la imagen del gigante de los refrescos, según Bloomberg.com.

Según un comunicado, la compañía quiere guiar a los consumidores en el proceso de reciclaje introduciendo la divulgación educativa, además de asegurarse de que todo su packaging es reciclable y fabricado con un creciente número de materiales ecológicos. La compañía pretende que el 50% de sus botellas sean reciclables en 2030. “Es un problema global que es muy visible desde el punto de vista del consumidor externo y las partes interesadas”, señaló Ben Jordan, senior director for environmental policy de Coca-Cola.

La compañía quiere impulsar su credibilidad ante los consumidores consiguiendo récords medioambientales, puesto que la demanda de responsabilidad por parte de los consumidores a las compañías no deja de aumentar. Para las grandes compañías, la presión para actuar en este sentido es creciente. La Unión Europea ya ha anunciado una nueva estrategia para asegurarse de que todo el packaging sea reciclable en 2030 y para frenar los artículos de un único uso. En el mismo sentido se ha pronunciado la primera ministra británica, Theresa May.

Las metas de Coca-Cola son un reto, debido en gran parte a la mezcolanza de normas que mantienen países, estados y gobiernos locales. Además, la escala global de la compañía pude dificultar todavía más sus esfuerzos, debiendo adaptarse a nivel local. Por ejemplo, el 72% del packaging de Coca-Cola ya está siendo recogido en Europa y en México la compañía ya ha invertido en programas de reciclaje. El 60% del plástico de las botellas ya está siendo reciclado, en comparación con el escaso 9% de 2002. Pero una cuarta parte de los países no tiene una infraestructura formal de recogida de residuos, según Quincey.

“Una cosa es recogerlos, que creo que es hoy en día el mayor reto, pero otra es que no acaben en el lugar equivocado, en los océanos. Todavía hay que hacer algo con eso, no ir al vertedero. No hay una única solución para todos los sitios, pero todos los sitios pueden encontrar una solución que funcione”, dijo Quincey. Si la compañía tiene éxito, el plan podría resultar en un ahorro de costes para Coca-Cola, al permitirles utilizar su propio material para el packaging. “Va a costar dinero a corto plazo ya que invertimos en reciclaje y en acuerdos para elevar los porcentajes de recogida. Pero a largo plazo será fundamental para que la industria se sume a la economía circular“.

Los mayores problemas pueden ser el sabor, ya que no todos los materiales reciclados tienen la misma calidad, así como hacer que funcionen. Ben Jordan ha afirmado que “se están rompiendo esas barreras”.

Actualmente, tan solo el 10% del plástico mundial es reciclado, con lo sobrante acabando en vertederos antes de acabar en el océano. Según un estudio de la Ellen MacArthur Foundation, uno de los socios de Coca-Cola en este nueva iniciativa, habrá más plástico que peces en el océano en 2050.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir