Anunciantes

Cómo convertir una marca simplemente buena en una marca extraordinaria

Para triunfar en el mercado a las marcas no les basta ya con ser simplemente buenas. Si quieren meterse en el bolsillo al consumidor deben aspirar a ser extraordinarias. Para allanar el camino a las marcas dispuestas a fijar sus metas en lo más alto, Fast Company ha publicado una guía para la metamorfosis de las empresas simplemente buenas en compañías extraordinarias:

1. Fabricar historias
El storytelling es un sentimiento arraigado en el ser humano desde la época de las cavernas. El cerebro humano está programado para recordar y compartir historias. En este sentido, las historias que las marcas cuentan a sus clientes son clave para sus acciones de marketing. A la hora de decantarse por una u otra marca, el consumidor no tendrá en cuenta tanto el tiempo que ésta lleva en el mercado o cómo de grande es su plantilla, sino sus experiencias personales con la compañía. Y las experiencias nacen en la mayor parte de las historias. Si la historia que hay detrás de una marca es buena, ésta engendrará experiencias positivas en los clientes y estos a su vez las compartirán con otros consumidores.

2. Fichar a las personas adecuadas
Las marcas deben contar con las personas adecuadas no sólo en el departamento de marketing, sino también en el resto de divisiones de la compañía, ya sea finanzas, operaciones o ventas. Aun así, fichar a las personas adecuadas no es sinónimo de contratar a las personas más inteligentes y más creativas. La clave está en un reunir un abanico lo más amplio posible de gente que represente a todos y cada uno de los tipos de clientes con los que tendrá que lidiar después la marca.

3. Tomarse el reto como una obligación
Convertir una marca que es simplemente buena en una marca extraordinaria no es una opción, es una exigencia para todas las marcas que quieran salir airosas en el cada vez más reñido mundo de los negocios. Si no están dispuestas a asumir este reto, las marcas están condenadas a ir la deriva. De todas formas, el reto no es competencia exclusiva del departamento de marketing de la empresa, sino de todas y cada una de las secciones de la compañía.

4. Mirarse objetivamente en el espejo
Uno de los primeros pasos para convertir una marca simplemente buena en una marca extraordinaria es contemplar a ésta desde el punto de vista más objetivo posible. Y para ello lo más útil es ponerse en la piel de la competencia. ¿Qué dirían nuestros rivales en el mercado de nuestra marca?

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir