Anunciantes

Cómo las botellas de Absolut convirtieron a la marca de vodka en un mito viviente

Para hacer resaltar un producto dentro de un panorama de competitividad cada vez más fuerte hay que conseguir que nuestra marca destaque por alguna razón: calidad, precio, diseño, sostenibilidad, etc.

Una marca que ha conseguido mantenerse a lo largo de los años gracias a su singularidad ha sido la conocida marca de vodka Absolut. La botella de esta bebida ha conseguido alcanzar el estatus de mito, gracias a sus continuas colaboraciones con el mundo del arte y del diseño creando verdaderas obras maestras.

Con esta estrategia la marca ha conseguido acercarse a un público joven interesado por el mundo del diseño y del arte, creando una marca que se diferencia notablemente del resto. Con colaboraciones de artistas de la talla de Andy Warhol, Absolut se ha posicionado como un bien muy preciado en la cultura colectiva.

El proceso de diseño de una botella es laborioso: se busca hasta la extenuación las expresiones culturales que casen con cada matiz de sabor de la bebida alcohólica.

Conseguir que la marca tenga un valor añadido es todo un reto, y lograrlo es un gran honor, ya que una vez finalizada la botella de alcohol la gente la guarda y reutiliza por su belleza, convirtiéndola incluso en un apreciado objeto de coleccionismo.

El packaging demuestra en este caso, sin desmerecer al vodka de la casa sueca, que a veces vale más el continente que el contenido.

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir