Anunciantes

Cómo las celebridades se convierten en marca gracias al marketing del mundo empresarial

Existen algunas celebridades que consiguen alcanzar el estatus de marca, es decir que su propia persona se convierte en una marca generadora de ingresos y con una imagen particular.

Un buen ejemplo es la popular Kim Kardashian, que recibe unos 20.000 dólares por cada tuit promocional que publique sobre una marca, ir a fiestas o eventos le hace embolsarse entre 50.000 y 100.000 dólares, y verla celebrar su treinta cumpleaños tenía un precio de hasta 2.500 dólares por asistente.

Estos datos confirman que Kim Kardashian se ha convertido en una marca, una marca además muy rentable que consigue embolsarse unos 18 millones de dólares anuales por ser ella y vender su imagen.

Lo más curioso de este fenómeno que también ocurre con otras muchas estrellas que acaban vendiendo su éxito y no su talento. Si comparamos estos casos con los modelos reales del mundo de los negocios nos topamos con grandes parecidos.

La gran diferencia es que las marcas venden confianza, credibilidad y experiencia, mientras que las celebridades venden su propio éxito que acaba retroalimentándose, sin tener que tener en cuenta ciertos valores, ya que a veces sus errores acaban ayudando a ganar más fama, cosa que en el mundo empresarial no ocurre.

Copiar la estrategia de marketing de una celebridad es algo que puede beneficiar a su marca, pero por favor, tenga en cuenta que emborracharse o perder los papeles no va a ayudar a aumentar la credibilidad de su marca.

Te recomendamos

A3

FOA

Recopilatorio

Mundial

Compartir