Anunciantes

Conducir un R8 es como pilotar una nave espacial (o eso dice Audi)

audiEntre los años 1957 y 1975 Estados Unidos y la Unión Soviética protagonizaron la denomina carrera espacial y echaron toda la carne en el asador para conquistar el espacio exterior. Los astronautas que vivieron en primera persona aquella época la recuerdan con la punzante nostalgia que sólo las cosas verdaderamente irrepetibles son capaces de provocar.

Ese es precisamente el caso del protagonista del spot de Audi para la Super Bowl. El anuncio, que supura emoción por los cuatro costados, está protagonizado por un astronauta retirado por cuyas retinas continúan desfilando, con añoranza, aquellos días en los que él, sus compañeros, y su país, Estados Unidos, se lanzaron con ilusión a la aventura espacial.

El hijo del anciano, que contempla con preocupación el velo de tristeza que parece empañar siempre en los ojos de su progenitor, da con una idea para volver a dibujar una sonrisa en el rostro de su padre.

¿Su idea? Sentar a su padre a los mandos de un Audi R8 V10 que, capaz de alcanzar los 320 kilómetros por hora y de acelerar hasta los 100 kilómetros por hora en apenas 3,2 segundos, alberga casi tantos superpoderes en sus entrañas como las naves espaciales que pilotaba allá por los años 60 y 70 su progenitor.

Y a juzgar por la mueca de satisfacción que se esboza en el rostro del viejo astronauta, parece que entre el nuevo Audi R8 V10 y las naves espaciales sí que hay (contra todo pronóstico quizás) unos cuantos puntos en común.

El spot, al que la bellísima canción “Starman” de David Bowie pone la banda sonora, lleva la firma de la agencia Venables Bells & Partners, con sede en San Francisco.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir