líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La vida es complicada y el consumidor quiere que las marcas se la hagan más fácil

Al consumidor le agota la vorágine del día a día y por eso anhela que las marcas le hagan la vida más fácil

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El afán con el que el consumidor busca ayuda a la hora de lidiar con las dificultades de la vida cotidiana puede posicionar a las marcas como sus perfectas aliadas.

La cotidianeidad del consumidor es a menudo endiabladamente frenético y es extraordinariamente pródiga en exigencias. En contexto tan agotador muchos consumidores anhelan con todas sus fuerzas que las marcas les procuren alivio y auxilio en su día a día, que está lamentablemente trufado de complicaciones. Así se desprende de un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la agencia de medios OMD.

El trabajo, la familia, los hijos, los amigos, las incontables series que se abren paso en las plataformas de vídeo en streaming y el afán por exhibirse públicamente en las redes sociales son un cóctel explosivo capaz de dinamitar la paciencia de quienes son aparentemente más estoicos y sosegados. El 56% de los consumidores sienten que sus vidas son excesivamente agitadas y ansían por ello más paz y más quietud.

En esta misma línea, el 72% de los consumidores se lamenta asimismo de que las expectativas que los demás tienen a bien depositar sobre ellos crecen de manera constante, lo cual desemboca en una presión absolutamente insoportable.

Las exigencias (a todas luces excesivas) con las que los consumidores bregan en su día a día se traduce a la postre en que el 57% desee fervientemente poder simplificar su propia vida. Esta proporción escala hasta el 74% entre los consumidores de entre 30 y 39 años, que son quizás los más lastrados por la presión emanada del trabajo y del cuidado de los niños. El 60% de los consumidores de entre 40 y 49 años suspira igualmente por mecanismos que la hagan la vida más fácil. Y también los más jóvenes, los consumidores de entre 18 y 29 años (54%), ambicionan una mayor simplificación en sus propias vidas.

Actualmente apps y servicios digitales como los servicios de pago Google Play y Apple Pay, aplicaciones enfocadas a los hogares inteligentes como Ring y Google Nest, servicios de «delivery» como Uber Eats y Glovo, servicios con la mirada puesta en la salud mental como Headspace, plataformas de reserva de hoteles como Airbnb y aplicaciones de transporte como Uber o Cabify prometen al consumidor algo de ayuda (en modo alguno baladí) para lidiar adecuadamente con el frenesí de la vida cotidiana.

Los consumidores quieren (y valoran) que las marcas les hagan la vida más fácil

El 90% de los consumidores está al tanto de estos servicios y el 60% hace asimismo uso de ellos. También uno de cada cuatro consumidores puede imaginarse utilizando este tipo de servicios. El 76% de los consumidores coincide en señalar que tales servicios hacen en términos generales su vida más fácil y más conveniente, mientras que el 73% valora que estas apps le ahorren tiempo. Por otra parte, el 63% se arroja en los brazos de este tipo de servicios para descubrir cosas nuevas y el 56% lo hace en busca de inspiración.

De acuerdo con OMD, el afán con el que el consumidor busca ayuda a la hora de lidiar con las dificultades de la vida cotidiana puede potencialmente posicionar a las marcas como sus perfectas aliadas. El 52% de los consumidores espera, de hecho, que las marcas pongan a su disposición soluciones útiles para hacer su vida más fácil. Y aquellas marcas que auxilian al consumidor en el desenfreno de la vida cotidiana tienen por supuesto mucho que ganar.

Aquellas marcas que ayudan al consumidor en su día a día resultan más simpáticas para el 44% de los consumidores, construyen relaciones más sólidas con sus clientes (40%) y casi lo más importante, disfrutan de una mayor preponderancia cuando el cliente se dispone a efectuar una compra (40%).

Hay, de todos, un sustancial margen de mejora en no pocas áreas. El 43% de los consumidores confiesa no haber hallado aún una oferta adecuada para simplificar su vida y el 38% no conoce aún demasiado bien los servicios que tienen a bote pronto potencial para aliviar el estrés del día a día (por lo que las marcas deberían hacer quizás más esfuerzos en el plano comunicativo).

Al 46% de los consumidores les gustaría que las marcas dieran a conocer mejor sus ofertas más relevantes y al 58% le gustaría ser confrontado con más información sobre las funcionalidades de sus servicios orientados a hacer más fácil la vida de las personas.

«Nuestras vidas son rápidas y complejas y están a merced de múltiples opciones. Por esta razón, los servicios que hacen más fácil la vida de las personas, y que toman normalmente la forma de app, son altamente valoradas por el consumidor. Ofrecen, al fin y al cabo, un verdadero valor añadido y vienen a llenar una necesidad genuina básica en todos los humanos», señala Klaus Schlett, Deputy Director de Insights de OMD en Alemania. «Merece la pena para las marcas invertir en ese tipo de servicios, puesto que alientan las ventas a corto plazo y la lealtad del consumidor a largo plazo. El requisito es que las marcas escuchen con atención a los consumidores, que desean realmente ser tomados en serio. La empatía es en este sentido absolutamente clave para conquistar el éxito», subraya Schlett.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

Día C 2024: un grito de orgullo a los irremplazables creativos en el 25 aniversario del festivalAnteriorSigueinteBurger King: Una historia de amor para conectar en TikTok

Contenido patrocinado