Anunciantes

¿Cómo se le da al consumidor dibujar logos de memoria? Bastante mal

El consumidor y su delirante falta de maña dibujando logos famosos de memoria

De acuerdo con experimento emprendido por Adler, el consumidor tiene escasa pericia reproduciendo de memoria logos famosos que está harto de ver en todas partes.

logosBMW, Puma, Red Bull y LEGO. Estas marcas son tan ubicuas que es muy probable que el consumidor se tope de bruces con sus logos (todos famosísimos) al menos una vez a la semana. Está claro que la gente conoce sus emblemas casi como la palma de su mano, ¿pero hasta qué punto sería capaz de dibujarlos de memoria?

Adler, una compañía británica especializada en los regalos corporativos, solicitó a 100 consumidores que dibujaran (con el apoyo única y exclusivamente de sus recuerdos) logos muy conocidos.

Cada uno de los participantes en tan singular experimento recibió papel, algunos rotuladores y una lista de 10 logotipos icónicos para dibujar de memoria.

Los resultados del experimento son tan hilarantes como fascinantes. Aunque grabados a fuego (o eso parece) en el subconsciente del consumidor, algunos logos (aunque muy célebres) se almacenan solo de manera borrosa en la caprichosa memoria de quien los contempla.

Al consumidor no se le da nada bien dibujar de memoria los logos de marcas famosas

Tras concluir el experimento, Adler recopiló todos los dibujos y los colocó en un gráfico ordenados desde los menos precisos hasta los más precisos a fin de detectar los errores más comunes.

Los logotipos con animales involucrados parecen ser los que más difícil se lo ponen al consumidor a la hora de reproducirlos de memoria. Particularmente complejo resultó, por ejemplo, a los participantes en el experimento de Adler el dibujo del logo de Red Bull (que es también especialmente embrollado dicho sea de paso).

En el logotipo de Red Bull aparecen dos toros enfrentados y enzarzados en lo que parece un combate con un disco de color amarillo a sus espaldas.

Muchos de los dibujos del famoso logotipo dieron cuenta de una enorme confusión por parte del consumidor. Algunos participantes reprodujeron el logo como un único toro de mirada infernal, provisto de alas y volando sobre el cielo (probablemente confundidos por el eslogan "Red Bull te da alas").

Y otros dibujos ni siquiera reproducían los toros del emblema original sino otros animales (hormigas y cucarachas, por ejemplo).

También el logo de Puma, donde aparece un puma saltando en el aire, dejó "in albis" a buena parte de los participantes en el experimento, según recoge Fast Company.

En manos de algunos consumidores el salvaje felino del logotipo de Puma parece metamorfoseado en un gato común o incluso en un dinosaurio (aunque en esta ocasión los problemas podrían estar emparentados con la escasa habilidad de los participantes con el arte del dibujo).

El logotipo de Lacoste, en el que aparece la silueta de un cocodrilo, fue también hecho trizas por muchos los consumidores que tomaron parte en el experimento. En algunos dibujos el reptil encogió hasta convertirse en un pequeño lagarto y en un caso en particular tomó la forma de una especie de dragón.

Los consumidores fueron bastante más habilidosos dibujando logos o más menos simples. Casi todos los participantes se las ingeniaron, por ejemplo, para dibujar de manera acertada el logotipo de Shell (cuya paleta de color reprodujeron también atinadamente).

También se dieron bastante maña los consumidores a la hora de plasmar sobre el papel el logotipo de Spotify, con su característico círculo verde con las tres líneas negras en el centro.

La mayor parte de los participantes dibujaron asimismo de manera apropiada el logo de LEGO (que está, al fin y al cabo, integrado exclusivamente por caracteres tipográficos sobre un fondo de color rojo).

Del experimento de Adler parece inferirse que los logos sencillos se adhieren con mayor determinación a la memoria del consumidor (que es capaz así de reproducirlos de manera más fidedigna).

Aun así, los logos dueños de características más complejas echan también anclas en el cerebro del consumidor, si bien lo hace de manera algo más imprecisa y a la hora de dibujarlos la gente deja que sea su imaginación la que haga el resto (en sintonía, eso sí, con el mensaje de la marca que está detrás).

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir