líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Así se convirtió IKEA en una improvisada fiesta de pijamas para 31 personas en Dinamarca

AnunciantesImagen de la insólita noche que vivieron empleados y clientes en una tienda de IKEA en Aalborg (Dinamarca)

La insospechada fiesta de pijamas en una tienda de IKEA en Dinamarca

Así se convirtió IKEA en una improvisada fiesta de pijamas para 31 personas en Dinamarca

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Una tormenta que en poco tiempo provocó cúmulos de nieve de 30 centímetros de altura hizo que 25 empleados y 6 clientes pasaran la noche de pasado miércoles en un establecimiento de IKEA en Aalborg (Dinamarca).

Todos hemos fantaseado alguna vez con poder explorar en solitario (y a ser posible con alevosía y nocturnidad) nuestra tienda favorita. Recorrer completamente a solas los pasillos de establecimientos comerciales habitualmente abarrotados de gente es el sueño (secreto) de no pocas personas. Pero, ¿y si además de escudriñar a nuestras anchas la mercancía alojada en nuestra tienda predilecta pudiéramos dormir también allí? 31 personas hicieron realidad este sueño la semana pasada en un punto de venta de IKEA sito en la localidad de Aalborg (Dinamarca).

La culpable de todo la tuvo una tormenta de nieve que ocasionó que empleados y clientes de la tiendas se quedaran allí atrapados, ya que no había posibilidad de abandonar las instalaciones con seguridad.

Aunque tener que pasar la noche en una tienda (por mucho que esta sea IKEA y esté, por ende, excelentemente equipada) pueda a bote pronto no sonar demasiado apetecible, lo cierto es que las 31 personas afectadas vivieron una velada inolvidable.

Una tormenta que en poco tiempo provocó cúmulos de nieve de 30 centímetros de altura hizo que 25 empleados y 6 clientes pasaran la noche de pasado miércoles en un establecimiento de IKEA en Aalborg. Y lo que comenzó siendo un contratiempo no tardó en trocarse en una divertida fiesta de pijamas.

«Fue una experiencia única en la vida», asegura Peter Elmose, gerente de la tienda de IKEA en Aalborg, en declaraciones a Insider. «Nunca antes había vivido algo similar desde que trabajo en IKEA», añade.

El grupo de personas unidas inesperadamente por el destino (y la tormenta de nieve) pasó la noche viendo la tele, jugando a las cartas y comiendo en la cafetería del personal. Y cuando concluyó la singular «pijamada», empleados y clientes se acomodaron en las camas expuestas en la tienda para descansar.

Una experiencia inolvidable que fue totalmente fruto del azar (y de la meteorología)

A la fiesta de pijamas se unieron además, ya en mitad de la noche, tres dependientas de una tienda cercana que, también atrapadas por la nieve, acudieron a la tienda de IKEA a buscar refugio. «Se enteraron en las noticias de que estábamos en este IKEA, así que caminaron unos 700 metros en mitad de la tormenta de nieve y llamaron a nuestra puerta», explica Elmose.

«Todo el mundo estaba realmente tranquilo, y pudimos hacer que fuera una velada agradable y acogedora», indica Elmose. «Nuestros valores son cuidarnos los unos a los otros, así que lo pasamos muy bien y disfrutamos de la velada», apostilla.

Cuando el punto de venta abrió de nuevo sus puertas a las 10 de la mañana del día siguiente, todo en el interior de la tienda estaba impoluto y las camas habían sido ya cambiadas.

IKEA puso la guinda del pastel a tan inolvidable inexperiencia agasajando a las personas atrapadas como una almohada gratis a modo de recuerdo.

Temas

IKEA

 

"Ahora tiene más importancia vivir experiencias que poseer bienes materiales", Ricard Abadías (Icon Spirits)AnteriorSigueinteLa inversión publicitaria enfila la recta final de año con cifras de crecimiento por las nubes

Contenido patrocinado